Hacer un comentario

[OPINIÓN] 11 de septiembre y la Unidad Popular: Recordamos mal

Por Pablo Aravena Núñez

Director del Inst. de Historia. U de Valparaíso

La memoria no es meramente “subjetiva”, sino que es uno de los componentes fundamentales de nuestra subjetividad, es decir, la hebra principal que hace de cada uno de nosotros algo más que un individuo: un sujeto. Podríamos decir que esta es la verdad de la memoria, por eso es que uno de los principales indicadores de que no nos hayamos en presencia de una memoria, sino de la pura ideología, es cuando nos descubrimos en el consenso de una misma imagen del pasado o, en el peor de los casos, en la aceptación de un pasado objetivo.

Es esto lo que creo viene pasando hace ya un buen tiempo con la Unidad Popular, referencia a la que nos vemos obligados –aunque cada vez menos– por la efeméride. En efecto no puede sino llamar la atención de que la condición para referirse públicamente (en privado es otra cosa) al gobierno de Allende sea la de introducir antes –o inmediatamente después– la indicación acerca de su carácter utópico, seguido de la cantidad de errores que se cometieron en nombre de tal utopía. Así la UP se despacha como un experimento, como un ejemplar de política poco realista y a Allende como un aprendiz de brujo, un ingenuo.

Pero “la operación historiográfica”, incluso en la época de su agotamiento, todavía nos provee de un pasado otro que el del estereotipo. Dados a examinar aquellos tres años desde la materialidad del proceso nos encontramos con la construcción de un proyecto político, desde luego con todas las contradicciones propias de la política. Pero ni rastros de un movimiento utópico. El mismo Allende no se guardó críticas al respecto.

En enero de 1971, en la Universidad de Chile sede Valparaíso, hablando sobre los problemas del proceso de reforma agraria sostenía: “Todos estos son hechos que el pueblo tiene que entender para que pueda ayudar en el proceso de los cambios, en función de realidades y no en función de utopías”.

No era un desliz, no fue la única vez que Allende señaló la disposición utópica como un lastre de la política. En efecto lo que no hizo el boicot para el derrocamiento (véase el Informe Church del senado norteamericano en 1975) lo hizo internamente el utopismo revolucionario. Para ambos la UP era demasiado pragmática.

Foto: Huawei / Agencia Uno
Seguro: 
Es seguro

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.