[Crítica de cine] Glass: Decepcionante cierre de una trilogía

En “Glass” M Night Shyamalan ofrece el último capítulo de la historia iniciada con “El protegido” (2000) y a la que siguió “Fragmentado” (2016).

Imagen de Corresponsal El Martutino
1,847 Lecturas
24 de Enero, 2019 10:01

Glass

Director: M Night Shyamalan

Elenco: Bruce Willis, Samuel L. Jackson, James McAvoy, Sarah Paulson. EE.UU. (2019)

 

Marcelo Macellari

Tras el suceso de crítica y público de “Sexto sentido” (1999), nominaciones al Oscar incluidas, M. Night Shyamalan dirigió en 2000 “El protector”,  cinta que no obtuvo la taquilla esperada y fue catalogada de fracaso, pese a que es para mucho el mejor trabajo del realizador de origen indio, el cual se anticipó al furor de las películas inspiradas en los comics. De ahí en adelante, la carrera de Shyamalan empezó a ir en picada, hasta llegar a bodrios como “El último maestro del aire” y “Después de la tierra”.

Sin embargo, en 2016 pareció recuperar parte del impulso de sus inicios con “Fragmentado”,  la historia del psicópata con 24 personalidades Kevin Wendell Crumb “La Horda” (James McAvoy), que en el final conectaba con la trama de “El protegido”, protagonizada por DavidDunn (Bruce Willis), el vigilante nocturno  que se enfrenta al manipulador Elijah Price (Samuel L. Jackson), empeñado en demostrar que los superhéroes existen.

El trío de personajes confluye en “Glass”,  el cierre de una suerte de trilogía que los fans denominan Eastrail 177. Y el recurso narrativo para juntarlos no es muy plausible que digamos.Los protagonistas están internados en un hospital psiquiátrico -donde transcurre la mayor parte de la película-y sometidos a un tratamiento con una doctora (Sarah Paulson) que intenta curarlos del delirio de grandeza que los hace creerse superhéroes o villanos.

La película se da su tiempo para ir mezclando el momento actual de cada personaje con flashbacks que explican sus motivaciones y cicatrices. Son seres quebrados, ya sea por el maltrato infantil, la enfermedad o un matrimonio fallido. Y en este intento, la trama es reiterativa, como los tics del personaje de McAvoy, que ya sorprendieron en “Fragmentado”.

Todo va preparando el camino para el enfrentamiento final, que no resulta climático. Shyamalan es un cineasta efectivo cuando quiere y muy autoconsciente, así que la vuelta de tuerca característica de su cine no puede faltar. En “Glass” hay buenos momentos y las actuaciones del trío protagónico son correctas, pero algo no cuaja. Sobra grandilocuencia y solemnidad. Un cierre decepcionante para una trilogía que partió muy bien.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.