[OPINION] La realidad de los campeonatos nocturnos de fútbol en Valparaíso

Desprestigiar una actividad tan importante para Valparaíso como lo son los campeonatos nocturnos, puede servir para una publicación en el diario local, pero a la larga el daño que se le hace al deporte con estas artimañas es mucho más profundo y duradero.

Imagen de Corresponsal El Martutino
2,158 Lecturas
17 de Enero, 2019 10:01
Foto: Facebook Club Yelcho

Por Cristian Alvarez

Movimiento Juvenil Valparaíso

Los campeonatos nocturnos de Valparaíso tienen su génesis en el ya famoso y tradicional “Nocturno de la Pérez Freire” con 70 años de antigüedad y esperado por toda la comunidad amateur, la que se congrega noche a noche en el recinto de avenida Alemania para ver lo mejor del fútbol no profesional en esas 23 fechas que encienden las ya calurosas noches porteñas.

En antigüedad le sigue el campeonato nocturno de Barón con 17 años de trayectoria, el de O’Higgins con 15 años, Placeres con 13 años, La Cruz con 5 años y en último lugar, el autodenominado de “Los Picados” de Cordillera con 5 años de vida. Poblaciones, callejones, pasajes, familias, quebradas y cerros, se organizan para vivir uno o más de estos campeonatos estivales, los que otorgan la posibilidad de coronarse como los monarcas del futbol amateur, al menos durante un año, pues al verano siguiente volverá a disputarse ese tan preciado título.

Para los que no lo saben, los campeonatos nocturnos son torneos que permiten la inscripción de diferentes equipos, los que se arman de acuerdo a un reglamento más bien amplio, que permite entre otras cosas, que un mismo equipo pueda estar inscrito en diferentes campeonatos, elegir un nombre de fantasía, reclutar jugadores de equipos ya eliminados, entre otras ventajas que no se dan en los campeonatos regulares de cada asociación. Por otra parte, la gran cantidad de público que congregan permite que se desarrolle en cada estadio una economía local que va desde el cuidador de autos, al vendedor de papas fritas, completos, la señora que lava las camisetas, la fuente de soda, la locomoción colectiva, en fin. Todo un ecosistema que se activa a través de la realización de estos torneos veraniegos.

Historias sobran y cada sector las sabe de memoria. Muchos son los que “pintaban pa bueno” pero quedaron atascados en los excesos. El equipo del “pistola” que reclutó a puros ex profesionales, Primo Mauri, el 18, Cerro porteño, en fin… nombres que quedan guardados en el almanaque popular pero que no son registrados por ningún medio especializado. Todas estas historias que se viven año a año, tienen sus emocionantes relatos vividos por vecinos y vecinas de Valparaíso, todo para ir en búsqueda de un pedazo de historia, pero toda esta historia tiene otra cara de la moneda, y tiene que ver con la mantención de los distintos estadios de los cerros de Valparaíso.

Cada estadio requiere de personal para su atención, y como bien sabemos los recintos no saben de horarios de oficina, pues funcionan de lunes a domingo y hasta altas horas de la noche. A su vez, las cuentas de agua y luz son abultadas y mantener rejas, galerías, instalaciones sanitarias, entre otros, no es nada fácil. Por ello, quien pretenda instalar que hoy el municipio pretende hacer caja producto de los ingresos de los estadios y con ello descontar la monumental deuda heredada es simplemente un desconocimiento de la realidad del fútbol amateur porteño. Donde con mucho más entusiasmo que recursos, comunidades enteras se esfuerzan por lograr mantener vivos a sus clubes.

Es en ese contexto que se requiere que los estadios, el municipio, el IND, los privados y la comunidad sepan que en el fútbol amateur se forja el carácter de nuestra ciudad. En cancha de tierra, jugando contra el viento, yendo a buscar la pelota al fondo de la quebrada. Es por ello que se requiere del apoyo de todos los sectores para que la magia del deporte barrial siga existiendo. Pues hoy se han sumado nuevas disciplinas deportivas, y junto con la apertura de ramas femeninas en diferentes clubes, aparecen deportes que fueron gloriosos en el puerto, pero que fueron desapareciendo por esa falta de voluntad de parte de la autoridad.

Hoy el municipio, más allá de las peleas chicas que desvirtúan la atención de lo verdaderamente importante, es una herramienta al servicio de nuestros deportistas, tanto para el boxeo de San Roque, para la lucha libre en Tierras Rojas, para el patinaje, para la rayuela del segundo sector, el wáter polo en el DPA, en fin. Para una serie de deportes que antes invisibilizados, hoy se toman la palestra y se transforman en un panorama gratuito y de calidad para este verano 2019.

Es por ello que desprestigiar una actividad tan importante para Valparaíso como lo son los campeonatos nocturnos, puede servir para una publicación en el diario local, pero a la larga el daño que se le hace al deporte con estas artimañas es mucho más profundo y duradero. Más aún cuando el ataque viene de quien nunca ha pisado una cancha. La gracia del fútbol amateur es que nos conocemos todos… y a José Luis Trevia, no lo conocemos.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.