[Enviado especial a COP23] Calentamiento y acidez de los océanos preocupa a la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático

Las islas Fiji aparecen como las más afectadas, pero el ascenso de las aguas es un problema que daña a todos los países costeros del Pacífico, entre ellos Chile, que ha padecido constantes y crecientes marejadas.

Imagen de Fernando Rivas Inostroza
1,802 Lecturas
07 de Noviembre, 2017 13:11
Una balsa típica de las islas Fiji, una de las naciones organizadoras de la COP 23

Por Fernando Rivas Inostroza, corresponsal de El Martutino en COP 23.

BONN (Alemania).- Los efectos del calentamiento global en los océanos y la forma de financiar su contención y de mitigarlos serán algunas de las preocupaciones fundamentales de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (COP23), que se está desarrollando por estos días en esta ciudad.

Así lo hará presente la delegación de las Islas Fiji que está a cargo de la organización del encuentro en forma conjunta con Alemania, debido a que sus costas están siendo consumidas por el alza de las aguas del Océano Pacífico producto del incremento de las mareas, a raíz de los deshielos.

Nota relacionada [Enviado especial a COP23] Cumbre del Cambio Climático parte reduciendo basura y uso del papel

La Islas Fiji son los anfitriones de esta COP,  junto a los dueños de casa, en Bonn,  ya que en la conferencia del año pasado en Marruecos le fue asignada la organización del evento, que por razones económicas y de infraestructura no pudieron llevar a cabo en su territorio. Por tal motivo, ésta fue trasladada a Alemania, que se ofreció gentilmente para desarrollarla en forma conjunta.

Se trata entonces de un pequeño David, que está luchando por su sobrevivencia en este planeta y no solo contra las fuerzas de la naturaleza, sino que también ahora contra la oposición de un gigantesco Goliat, como Estados Unidos,  que se niega a seguir colaborando con el Acuerdo de París (2015) y las naciones vulnerables y más afectadas, restando su contribución económica para contener el cambio climático.

La situación en los océanos es apremiante y evidente por lo que ha acaparado la atención de científicos y políticos, quienes la han colocado entre sus prioridades para tratar de equilibrar los ecosistemas.

Para semejante tarea se requieren millonarios recursos y también la opción urgente de medidas de mitigación con el fin de controlar los efectos del ascenso de las aguas y la intensidad de las mareas.

MAREJADAS EN CHILE

Chile debiera ser uno de los países más preocupados e intervinientes en las políticas que se adopten para controlar los mares, ya que se trata de una de las 196 naciones representadas en la COP 23, que tiene una de las mayores costas del planeta, 6.500 kilómetros, que pueden verse afectados por estos fenómenos.

Cabe recordar que el país en sus diferentes ciudades costeras ha estado padeciendo en los últimos años de fuertes marejadas qué han provocado daños y amenazado en algunas ocasiones a la población.

Sí bien Fiji y  Chile son países ribereños del Pacífico, ahora estarán más unidos que antes, porque probablemente enfrentarán situaciones marítimas de análoga naturaleza, las que empezarán a ser reconocidas y enfrentadas mundialmente por los cerca de 20 mil asistentes a la Conferencia.

Este encuentro está dedicado precisamente a hacer realidad la letra chica del Acuerdo de París en cuanto al compromiso de sus más de 160 estados suscriptores para abordar con recursos económicos y humanos el financiamiento y control  de los efectos del cambio climático, con tal de que el calentamiento global no supere los 1,5 grados Celsius en los próximos años.

No obstante esta voluntad, algunos observadores sostienen que ella carece de fundamento, pues no hay norma que obligue a  los países a realizar contribuciones para la mitigación, sino hasta el año 2023, cuando se cumpla el primer ciclo de cinco años, por lo que éstas mientras tanto quedan abiertas al criterio de cada cual. En lo que sí hay acuerdo es en la determinación de un  procedimiento similar para los países en cuanto a las cuotas y medidas que se van a tomar para fijar planes nacionales de descontaminación y de eliminación de residuos, de modo que puedan ser comparados  y medidos unos con otros.

“NO TENEMOS EL LUJO DEL TIEMPO”

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, quien este lunes inauguró la COP 23, fue enfática en decir que el cambio climático es una realidad. “Millones de personas de todo el mundo han sufrido, y siguen sufriendo, bajo los fenómenos meteorológicos extremos. Sentimos compasión por estas personas, por sus familias y por lo que están sufriendo. Pero lo cierto es que esto puede ser sólo el comienzo, un adelanto de lo que está por llegar”, presagió.

Las estadísticas hablan por si solas.  Según dijo, “tal y como informó la Organización Meteorológica Mundial hace solo unos días, 2017 será probablemente uno de los tres años más calurosos registrados hasta ahora.  Los indicadores del cambio climático a largo plazo, como las concentraciones de dióxido de carbono, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos, entre otros fenómenos alarmantes, continuarán a menos que no actuemos.”.

“El mensaje no puede ser más claro: ya no tenemos el lujo del tiempo”, agregó.

A la vez, instó a los países miembros a dar el próximo paso esencial  en las negociaciones para completar la estructura del Acuerdo de París, reforzar su impacto y cumplir sus objetivos. “También necesitamos avanzar para cumplir con los objetivos para 2020. En este sentido, los compromisos de financiación y mitigación son esenciales”, aseguró. Sin embargo, Patricia Espinosa no se quedó tan solo en la referencia  al presente, sino que manifestó también la conveniencia de un cambio de actitud, en el sentido de incrementar “la mayor ambición que necesitamos de todos ustedes”, tras estos objetivos planetarios.

La Conferencia proseguirá hoy martes con su ronda de negociaciones, una serie de actividades culturales y visitas a lugares e inmuebles inteligentes, dotados de las últimas tecnologías y que se encuentran en las cercanía de Bonn, con el fin de que delegados y observadores se impongan de las alternativas que ofrecen las energías renovables. En particular, se abordará el tratamiento del agua.

VIDEO DE LA COP 23.- La canción I´m Island es la oficial de la Cop 23 y se refiere precisamente a la situación de los océanos. Es interpretada por la cantante Bernadette La Hengst y puede ser visto en Youtube: 

Lectura de fotos

Una balsa típica de las islas Fiji, una de las naciones organizadoras de la COP 23, preside simbólicamente el encuentro, como muestra de un medio eficiente y tradicional de vinculación entre el hombre y el Océano.

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático




[Enviado especial a COP23] Calentamiento y acidez de los océanos preocupa a la Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.