La revolución en verde y blanco: Un modelo de administración para Santiago Wanderers de Valparaíso

La pelota está en juego. De todos los socios y socias de Santiago Wanderers dependerá si la quieren hacer rodar para sostener al club por los próximos 10, 20 y hasta 50 años. 

Imagen de Carolina Cabello
4,502 Lecturas
06 de Febrero, 2020 14:02
Foto: Wanderersfm

Por Carolina Cabello

El Teatro Municipal de Valparaíso fue escenario de uno de los hitos políticos más importantes de los últimos 10 años del club Santiago Wanderers de Valparaíso.

Fue el pasado 31 de enero, cuando cerca de 300 socios y socias se reunieron para celebrar una Asamblea Extraordinaria de la Corporación Santiago Wanderers, en la cual se definirían las acciones a seguir frente al mensaje enviado por Nicolás Ibáñez, máximo controlador de la Sociedad Anónima que administra el fútbol profesional caturro, quien a través de distintos medios de comunicación y con diferentes estrategias había comenzado un proceso para que el club fuera “devuelto” a sus socios y socias.

Más allá de analizar la propuesta de Ibáñez, para muchos considerada “trampa”, la oportunidad era propicia para articularse en torno a la construcción de un nuevo Santiago Wanderers. Es por ello que decidí aprovechar la instancia para exponer y regalar a los socios y socias presentes, mi último trabajo investigativo: un “Modelo de Administración para el Fútbol Profesional de Santiago Wanderers”.  

Tras varios años de trabajo y participación en distintas orgánicas relacionadas con el mundo Wanderers, decidí jugármela por hacer realidad eso de que “otro fútbol es posible”. Había llegado la hora de entrar a la cancha y sorprender de contrataque. 

La sociología me ha dado un privilegio y una responsabilidad: el privilegio de entender el sentido común como tal (más en el fútbol que es territorio predilecto del sentido común y las caricaturas) y la responsabilidad de denunciarlo y combatirlo. Basta de instituciones obsoletas, poco representativas, jerárquicas y patriarcales. El fútbol es parte de nuestra cultura, es una fiesta ritualizada que nos pertenece y que debemos ahora retomar el hacernos cargo. Conocimientos y experiencias tenemos, llego el momento de colocarlas al servicio del club.

El modelo de administración que se propone busca construir una nueva forma de gobernanza que le de sustentabilidad y sostenibilidad a Santiago Wanderers y por qué no también, al fútbol chileno. Es un modelo sociocrático, que busca facilitar la colaboración, en donde a través de la co-participación y co-responsabilidad de los diversos actores que participan de un club deportivo, logremos una inteligencia colectiva que nos de la calidad y eficacia que necesitamos para proyectar nuestro club deportivo. 

El fútbol, por supuesto no es perfecto, pero tiene instantes mágicos en las que las diferencias quedan de lado, y parece serlo. En la cancha, adentro del campo de juego o en la galería, cuando compartimos una misma camiseta, desaparecen las diferencias: compartimos deseos, tiramos para el mismo lado y creamos lazos de hermandad. Este modelo busca traer esa magia también a la administración y gestión de los clubes, enfocándonos en lo que nos une y no en diferencias políticas que dividen y alimentan egos personales. 

Es sabido que en la actualidad el mejor capital es el capital humano y eso es justamente lo que más tienen los clubes deportivos: gente, seguidores, hinchas. Acá llegamos para aprovechar a esa gente, gestionarla y colocarlos a todos al servicio del club y no de intereses particulares.

La sociocracia busca descentralizar el poder, ampliarlo y distribuirlo. Para ello propongo la configuración de un modelo de administración circular, en donde en el centro, en el núcleo del modelo se encuentra la Asamblea de socios y socias del club, máxima soberana de la institución. Pero, ¿qué necesita esta asamblea para funcionar profesionalmente? Construir una viabilidad política, económica, deportiva y territorial.

Para ello, se propone la creación de 4 directorios en el club: 

  1. En la cabeza, siendo el norte y guía de la institución se encuentra el Directorio Político que tiene como objetivo el fortalecimiento institucional, para ello debe desarrollar estrategias de gobernanza y participación vinculante. 

  2. En la derecha del modelo circular, como unidad productiva y brazo sostenedor se encuentra un Directorio Comercial, que tiene como objetivo la sostenibilidad financiera, para ello deberá mejorar la gestión de recursos y diversificar las fuentes de financiamiento. Se busca que el club deje de depender de 1 persona o mecenas, y más bien ofrezca una matriz financiera, que de espacio a la autogestión, el cooperativismo y nuevas formas creativas de hacer circular la economía.

  3. En la base del modelo, lo que alimenta y sostiene a todos los estamentos, se encuentra el Directorio Deportivo. Al final Santiago Wanderers es un club de fútbol profesional y sin el fútbol, nada de esto podría ser posible. El Directorio Deportivo tiene por objetivo la gestión deportiva, para ello deberá desarrollar un proyecto deportivo transversal a la institución, que incluya el fútbol profesional, pero también el fútbol femenino y el fútbol joven. 

  4. Por último, en el ala izquierda se encuentra el Directorio Territorial, el cual tiene por objetivo la gestión cultural deportiva comunitaria, para ello deberá ofrecer a los asociados y a la comunidad de Valparaíso en general, una programación anual que incluya servicios deportivos y culturales. 

Los 4 Directorios propuestos son elegidos democráticamente, su retribución es ad honorem y deben monitorear la gestión de las líneas de trabajo, 19 en total, las cuales sí tienen un presupuesto asociado. 

A través de estas 19 líneas de trabajo se espera ser un polo de empleo profesional y técnico en Valparaíso. Se espera completar estos puestos de trabajo con wanderinos y wanderinas reales, que tengan sueldos justos y desarrollen la innovación y tecnología en el club. Valparaíso es ciudad universitaria, ciudad del conocimiento, en donde muchas veces les jóvenes profesionales terminan emigrando a Santiago o al norte del país, trabajando en empleos que no les satisfacen. El club, por su parte, deberá generar beneficios e incentivos para estos futuros socios y socias trabajadores. 

Luego de las líneas de trabajo, vienen los proyectos y actividades particulares de cada eslabón dentro del club. La parte territorial y política es autogestionada (por ejemplo, el museo se debe sostener con el pago de entradas, pasantías, etc.), lo que pueda generar el proyecto, se ocupa en el mismo proyecto. Mientras, que por su parte, las líneas de trabajo deportiva y comercial tienen un presupuesto más amplio, dado principalmente por el CDF, la publicidad y las estrategias de marketing que se puedan desarrollar. 

Por último, el modelo se sustenta en 6 valores fundamentales:

  1. Interdependiente: todos los eslabones dependen de los otros y se necesitan para mantener el equilibrio y la calidad de la gestión.

  2. Democrático: los 4 directorios son elegidos por elecciones y tienen fiscalización de las 2 asambleas que hoy por estatutos son obligatorias. Si bien, se promueve la sociocracia, el modelo tiene de base la democracia a través de su asamblea de socios y socias. Se proyectan asambleas temáticas, donde cada socio y socia puede trabajar en la temática que más conocimientos y comodidad tenga.

  3. Autónomo: No es un modelo jerárquico donde se responda a un jefe o un gerente. Cada comisión es capaz de tomar decisiones y planificar su trabajo. Tampoco es un modelo horizontal donde todos toman las decisiones. Acá cada comisión decide de acuerdo a sus conocimientos y capacidades, siendo guiada por el directorio. 

  4. Integral: No hay ninguna esfera más importante que la otra. Es entender al club en su globalidad, no solo en lo deportivo, sino que también en lo social, en lo cultural, en lo político y en lo comercial. Es un modelo que une el pasado con el presente y proyecta al fútbol chileno hacia el futuro.

  5. Garante de derechos: Se preocupa de respetar los derechos de la niñez y juventud, existiendo una comisión de desarrollo y salud destinada para ellos. 

  6. Enfoque de género: Se promueve la participación de la mujer no solo en la rama femenina de fútbol, sino que también a nivel sociocultural en una comisión específica donde se trabajan y desarrollen habilidades, conocimientos e instrumentos de apoyo y denuncia.

La pelota está en juego. De todos los socios y socias de Santiago Wanderers dependerá si la quieren hacer rodar para sostener al club por los próximos 10, 20 y hasta 50 años. 

Valparaíso es ciudad cuna y pionera en la construcción de tantas instituciones de este país. Santiago Wanderers es el Decano del fútbol chileno. Tenemos, quienes habitamos esta ciudad y somos herederos de una tradición innovadora y territorial, una responsabilidad histórica de comenzar a jugar y ser protagonistas de esta revolución futbolera que se tiñe de verde y blanco. 

Que nunca deje de rodar la pelotita. 

Click en la imagen para agrandar



Foto: Wanderersfm

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.