Opinión: Discapacidad y el Nuevo Mundo Posible: Solidaridad, no Caridad

La presente columna la escribo en homenaje al célebre maestro de la literatura mundial, el uruguayo Eduardo Galeano (74) quien tenía muy clara la diferencia entre Solidaridad y su equivalente en sucedáneo; La Caridad. 

Imagen de Fundación Nacional Discapacitados
881 Lecturas
05 de Mayo, 2015 00:05
FOTO: Alejandro Hernández

Por Alejandro Hernández. Presidente y Director Ejecutivo - Fundación Nacional de Discapacitados. Consultor en Discapacidad www.fnd.cl

A propósito de la búsqueda diaria y permanente de artículos y frases vinculadas a la discapacidad, hace exactamente una semana, encontré las palabras de Galeano respecto a la Solidaridad v/s la Caridad, las cuales compartí de inmediato en las Redes Sociales, a propósito de lo que he llamado “la gran piedra de tope” en materia de Integración Social de Personas con Discapacidad en Chile y Latinoamérica: La Caridad.

Eduardo decía lo siguiente: “A diferencia de la Solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la Caridad se practica de arriba hacia abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder. En el mejor de los casos, alguna vez habrá justicia, pero en el alto cielo. Aquí en la tierra, la caridad no perturba la injusticia, solo se propone disimularla”.

Y que tiene que ver esto con la discapacidad. Mucho, ya que por ejemplo en Chile se ha instaurado desde mediados de los años setenta el concepto de caridad asociado con la discapacidad, impactando gravemente por ejemplo, en la búsqueda de trabajo de las personas con discapacidad. Tanto así que en pleno 2015 se habla del concepto “Inclusión” y no de “Integración”, como repercusión evidente de la publicidad que se ha empeñado en posicionar la distorsión de conceptos.

Como la foto de la señalética que acompaña esta columna, que exhibe reluciente el estacionamiento de un banco en Santiago, los organismos públicos y algunas empresas chilenas ignoran a las personas con discapacidad, tratándolas como minusválidos. Minusválido? quiere decir que valgo menos?. Cuando lo correcto es Persona con Discapacidad. ¿Dónde está el respeto?. En Chile también están de moda los eufemismos súper “inclusivos”: Personas en "Situación de discapacidad', con “Capacidades especiales'' o con 'Necesidades especiales'', los mismos que evaden e impiden el flujo consciente hacia el caudal de la cruda realidad de la Discapacidad. Los eufemismos promueven la ignorancia, plasmada en señaléticas como las de BCI “Somos Diferentes”.

La relación de algunos respecto a la discapacidad no deja de ser solo “inclusiva”, vista como por debajo del hombro, una actitud muy orgullosa y arraigada en nuestra cultura, la cual no se caracteriza por ser precisamente integradora ni tolerante a lo diverso. Pero si inclusiva. “Estoy por encima tuyo y veré si tengo tiempo de atenderte o ayudarte” pareciera decir la inclusión. En cambio, la “integración” mira a los ojos con empatía, a todos por igual.

En uno de mis últimos viajes a Brasil, en el contexto de la Charla Motivacional realizada a profesionales de las APAES-ES (Asociación de Padres y Amigos de Personas Excepcionales de la ciudad de Vitoria - Espíritu Santo), un Trabajador Social me señalaba en portugués la diferencia a propósito del concepto tan arraigado en Chile.

“Alejandro, no es inclusión, es integración. La inclusión es de arriba hacia abajo, en cambio la integración es horizontal”. -Claro, “el universo es un todo integrado, no un todo inclusivo”, agregué.

A propósito del universo y la conciencia: Se dice que "Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. -El mundo es eso- reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.". Eduardo Galeano, "El libro de los abrazos".

Como dice Galeano "no seremos plenamente humanos, ni seremos de veras democráticos mientras no seamos capaces de construir un mundo sin hambre de pan y de abrazos". Un mundo con más pasión, más derechos y menos caridad. Sí, porque “El grado de desarrollo de un pueblo se mide en la forma que integra a las personas con discapacidad”.

Las venas abiertas de América Latina (Eduardo Galeano 1971) tienen mucho que ver con la exclusión y discriminación en que viven las personas con discapacidad, estos más de 120 millones de ciudadanos, son la vena Orta que cruza América Latina y El caribe. Nutren, potencian y oxigenan el corazón de nuestro continente. 

Por eso no hay mucho que celebrar, 3 millones de personas con Discapacidad en Chile, 120 millones en América Latina y El Caribe, más de 1.000 millones en el mundo y todas sus familias, reclamamos por más trabajo. En Argentina, Chile, Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, México, España, instamos a los gobiernos a que “hagan la pega”, por más leyes en beneficio de la integración Laboral de todas las personas con discapacidad, no como un favor, sino como un derecho garantizado, como obligación para las empresas y organismos públicos.

Por eso hoy exclamamos más que nunca y a viva voz: DISCAPACIDAD + DERECHOS – CARIDAD.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.