[OPINION] ¿Qué se esconde en la Dirección de Obras de Valparaíso? Antecedentes sobre un espacio donde la probidad no tiene lugar

Hasta el momento, todas las cartas siguen jugando a favor de la corruptela inmobiliaria.  

Imagen de Corresponsal El Martutino
2,611 Lecturas
04 de Marzo, 2019 09:03

Por Oscar Montiel, Socio JJVV 1

Marlene Orrego, Vocera Comunidad Ex Hospital Ferroviario

René Popper, Socio JJVV 92

Carlos Vergara, Socio Club Deportivo Villa Berlín

El informe 1047/2018 de la Contraloría General de la República tenía como objetivo realizar una auditoría en la Dirección de Obras de Valparaíso (DOM). Para estos efectos se estableció un universo de proyectos realizados entre 2015 y 2017, que superasen los 8.000 metros cuadrados construidos. El informe terminó siendo lapidario: más de 40 proyectos poseen diversas infracciones al derecho urbanístico. Entre ellos, algunos emblemáticos como Mirador Barón, Ex SAAM, Ex Consultorio Mena, Villa Berlín, Ibsen y Tranque La Luz en Placilla.

Sin embargo, este informe ha estado ocluido. No ha tenido la relevancia pública que merece. Peor aún, Matías Valdés, Director de Obras en el periodo estudiado y, por lo tanto, responsable administrativo de todas estas infracciones, se reintegró normalmente a sus funciones luego de un sumario que no tuvo consecuencias. De igual forma, el informe de Contraloría establece varios puntos interesantes. Entre varios asuntos más, señala que en la DOM ni siquiera posee un registro ordenado para cursar las invalidaciones administrativas que están en curso. Dicho de otra manera, hacen la trampa y ni se molestan en hacer la pega. O sea, no tienen ningún interés en mejorar sus sistemas de control interno, cuestión que le da luz verde para cometer cualquier “error de procedimiento”.

Sabido es que la Cámara Chilena de la Construcción, y organizaciones afines como el Colegio de Arquitectos o Metropolítica, han “lloriqueado” porque su lucrativo negocio está siendo cuestionado. Pongamos un ejemplo actual, el edificio en Villa Berlín (Alto Placeres), en el caso hipotético que se construya, se habite y no se caiga (fuera de broma), contemplará ganancias aproximadas por $6.000.000.000 al venderse todas las unidades de vivienda ¡Increíble! Sobre todo pensando que está cruzado por múltiples infracciones e incluso poniendo en riesgo el suministro de agua potable de todo Valparaíso y parte de Viña del Mar.

La poca certeza jurídica que aducen desde la Cámara Chilena de la Construcción no es más que el temor por la impugnación e invalidación de sus proyectos, gracias al destape que ha hecho Contraloría General de la República, organismo que se ha constituido en una suerte de reserva moral ante la corruptela organizada. Si bien Contraloría no tiene la potestad de invalidar, cuestión que recae en el mismo Director de Obras, los esfuerzos por destapar la caja de pandora se agradecen.

Igualmente nos llama la atención la poca diligencia por parte de otras direcciones y departamentos de la Ilustre Municipalidad de Valparaíso. Anteriormente se hizo un sumario a Matías Valdés, pero acá sigue: vivito y coleando. Esto significa que la realización de un sumario no tiene ninguna eficacia política ni administrativa. Dicho de otra manera, es un saludo a la bandera que tiene buena cobertura mediática ¡Nada más!

Entonces ¿Qué otros mecanismos, entonces, le quedan al Alcalde Jorge Sharp para restituir el estado de Derecho en Valparaíso? ¿Qué otros mecanismos tiene a disposición para intervenir una Dirección de Obras consecutivamente acusada y cuestionada? ¿Tendrá, por lo menos, la voluntad política real de hacerlo?

Este informe (revíselo, por favor, adjunto en descargables en versión Escritorio) deja muchos asuntos abiertos. En lo práctico, nos preguntamos cuántos de estos proyectos que presentan infracciones serán efectivamente invalidados. En lo sombrío nos abre la pregunta sobre quién es Álvaro Muñoz Kamke y que rol cumple en la DOM ¿Por qué? Porque una cantidad no menor de los permisos de edificación identificados con irregularidades, aparecen con su timbre. Mientras tanto, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, organismo que debe fiscalizar las actuaciones de la DOM, mantiene un cómodo y cómplice silencio.

Los proyectos Mirador Barón y Alto Placeres (Villa Berlín) han ingresado sendos reclamos de invalidación que no han tenido respuesta alguna por el DOM por más de un año ¡Sí, más de un año que están guardados en una carpeta! Si eso no es ausencia de certeza jurídica para las comunidades involucradas, no sabemos qué es entonces. Hasta el momento, todas las cartas siguen jugando a favor de la corruptela inmobiliaria.  

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.