Opinión: Valparaíso se merece algo mejor

El mismo día en que se incendió otro edificio de valor histórico y patrimonial en el Barrio Puerto, se dio a conocer la decisión del Tribunal Electoral Regional de Valparaíso respecto a la acusación por notable abandono de deberes contra el alcalde UDI Jorge Castro.

Imagen de Corresponsal El Martutino
2,404 Lecturas
17 de Mayo, 2016 12:05

- Mario Díaz, Presidente Comunal del Colegio de Profesores de Valparaíso

- Osvaldo León Montenegro, Presidente Sindicato N*1 de trabajadores de la PUCV

- Jorge Rauld, presidente FEPUCV

- Nataly Campusano, presidenta FEUNAB-Viña del Mar.

- Jorge Sharp, ex presidente FEPUCV, pre-candidato a Alcalde Primaria Ciudadana 2016

El mismo día en que se incendió otro edificio de valor histórico y patrimonial en el Barrio Puerto, se dio a conocer la decisión del Tribunal Electoral Regional de Valparaíso respecto a la acusación por notable abandono de deberes interpuesta por cuatro concejales contra el alcalde UDI Jorge Castro, acogiéndose sólo algunos de los cargos imputados y fijándose una sanción de multa equivalente al 15% de su remuneración mensual.

Es primera vez que un Alcalde de Valparaíso es encontrado culpable por instancias de estas características, lo cual sin duda marca un hecho inédito que expresa lo sistemática y profundamente irregular que ha sido la gestión de la actual administración. Sin perjuicio de lo anterior, es una decisión que es insuficiente, no sólo porque se han desestimado las acusaciones más graves, sino porque para cada una de éstas existían antecedentes materiales y jurídicos que las sostenían. Por señalar dos ejemplos: es efectivo que Valparaíso cuenta con un Plan de Desarrollo Comunal del año 2002 y que desde ese entonces no se ha dictado otro como la ley establece, cuestión que es de toda gravedad ya que es un instrumento clave para la planificación estratégica de la ciudad; o es también cierto que se han desviado fondos de la ley de subvención escolar preferencial a fines distintos a los señalados por la normativa, cuestión que ha sido acreditada desde el año 2011 por la Contraloría General de la República, lo cual ha afectado directamente a estudiantes, docentes, trabajadores y en definitiva a la educación pública de nuestra ciudad.

Detenerse en evaluar lo correcto o incorrecto de la decisión del TER nos parece una cuestión que no debe distraernos del desafío que hemos asumido amplios sectores sociales y políticos hoy reunidos en torno a la iniciativa de las Primarias Ciudadanas, de proponer a los vecinos y vecinas de Valparaíso un nuevo tipo de Municipio. Desde ese punto de vista, estamos convencidos que lo que dicten las instituciones es importante, pero lo es más lo que opine, diga y sancione la ciudadanía.

Valparaíso se encuentra en una situación de abandono por parte de las autoridades quienes en más de 25 años no han podido dar respuestas certeras a las carencias de nuestra ciudad. Cualquier decisión judicial no puede revertir la lamentable realidad con la que terminan sus gestiones los alcaldes de la DC y la UDI, quienes han compartido el sillón edilicio como una verdadera “sillita musical”, dejando sin recursos el Municipio y acaparando graves acusaciones en su contra, así ocurrió con Pinto y así está ocurriendo con Castro. La historia se repite.

Pero, no se trata simplemente de cambiar al Alcalde, la situación de secuestro en la que se encuentra el Municipio no la resolverá nadie individualmente, sólo la acción colectiva y la insistencia del pueblo organizado permitirá superar su propia exclusión de los espacios de decisión de la ciudad, y es con ese horizonte en mente que debemos seguir avanzando.

Contribuir a mejorar la política implica por cierto centrar las prioridades y hacerse de un programa transformador, que contemple por ejemplo, y de modo urgente, un estudio y propuesta de prevención y control de incendios y emergencias para la ciudad Puerto de tal forma de convertirla en una ciudad segura para habitar y permita resguardar su patrimonio o dejar de entender a los instrumentos de planificación urbana como facilitadores de los negocios inmobiliarios como ha pasado en la última década, sino que ante todo, y quizás causa escozor decirlo, el contar con autoridades locales probas y con alto estándar ético, que concluyan su gestión pública por la puerta ancha, habiéndose preocupado no de responder este tipo de acusaciones sino de garantizar una ciudad con bienestar social para todos y todas sus habitantes.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.