Que siga la revolución silenciosa de los independientes

Ni víctima, ni heroína, ni héroe, ni arpía, ni menos victimario. Si te sientes una persona brillante, simple, desarma el techo y vuela sin limitaciones hasta donde te dé tu inteligencia y capacidades.

Imagen de Horacio Silva Duarte
1,444 Lecturas
09 de Marzo, 2020 14:03

Por Horacio Silva Duarte

Una vez conversando con una persona bastante poco asidua al trabajo, ésta me decía que no le gustaba trabajar, mientras le respondía que lograba entender que no le causaba gracia tener que dedicar su tiempo a otra persona o empresa, pero que existía la alternativa real de generar su propio negocio y aprovechar la popularidad que contaba esa persona; claramente un activo para cualquier tipo de venta que ese chileno se atreviera a llevar adelante. 

Ya está más que claro que en Chile a diferencia de Japón o Alemania, no existe una cultura de respeto por el trabajo humano, manifestándose esto en un listado de cosas, entre las que destaca, los sueldos paupérrimos que se pagan, muchas veces pudiéndose pagar más, pero no... existen miles de excusas para no hacerlo y finalmente el diablito consejero en el oído termina ganándole al angelito, convenciendo al que toma la decisión, quien finalmente dice, “mmm... haré lo que aprendí en la universidad: aumento de utilidades, disminuyendo costos, ñaca ñaca que vivo soy”... bueno, en una columna anterior planteaba que difícilmente en vida íbamos a ver el cambio de actitud de estas personas ya que están formadas así, pero en fin.. acá no estoy para seguir cavando el hoyo de la cultura negativa, que como un vampiro le tiene chupadas las emociones a muchas personas, llevándolas a la depresión y a otras al paroxismo civil. 

No haré un manifiesto del concepto de revolución que todos conocen, para eso hay miles de expertos un poco más complicados que yo. Mi propuesta de revolución, es la generación de una alternativa a la maquinaria que creo, ni con cientos de leyes cambiará, ya que representa un problema cultural no legislable.  

No te avejentes esperando la tierra prometida que te cuentean los políticos y charlatanes de por ahí. Hazla corta. Si no te quieres sentir oprimida u oprimido, simple, no te pongas debajo de alguien o algo, si no quieres vivir enojada u enojado por que te están haciendo trampa, inventa tu propia maquinaria y optimízala, no serás el primero ni el último.

Ni víctima, ni heroína, ni héroe, ni arpía, ni menos victimario. Si te sientes una persona brillante, simple, desarma el techo y vuela sin limitaciones hasta donde te dé tu inteligencia y capacidades. Aprende los códigos y el lenguaje de los negocios, que no todos manejan, por ejemplo los artistas, que por el solo hecho de ser artistas proponen una vida original, no en serie. Esa misma inventiva y arrojo llevada a una idea de negocio podría traerte muchas alegrías y libertad. Por ahí va la gracia de desarrollar una vida independiente, aprender cada día, solidificando tu emprendimiento creativo.

Muchos artistas por ejemplo vivencian su autonomía financiera, pero seamos realistas, falta orientación, ya que la educación formal en los templos del saber, poco y nada enseñan de todo esto. Autofórmate en educación financiera, lee más sobre casos de éxito que de fracaso, tips de mercadotecnia para crecer y no quebrar por desorden, falta de conocimientos técnicos, marketing, (hoy todo está en Google, eso de pagar por conocimientos, está out). También siempre serán necesarios los tips para anular a chaqueteros, ya que esos son los que te enseñan a perder desde chiquitito (a) en esta vida y en esta sociedad. Tips para llevar una vida personal ordenada y por último, los tips anti rarezas como odiar el dinero, considerando que éste es un ente muerto que nosotros le damos vida y sentido. Si nuestra mente es mágica incluso podemos hacer del dinero una maravilla, convirtiéndolo en progreso social masivo. 

Yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos y aquellos pueden! no hay excusas, ni barreras de entradas que limiten al que tiene sus metas claras y determinadas. La mentalidad mágica la podemos tener todos. Si no la traes de fábrica, la puedes ir desarrollando con conocimientos externos que más temprano que tarde harán de tu materia gris el mayor activo de tu negocio y de tu vida. A los que les va bien con esfuerzo, generalmente es por que tienen la mente clara y lúcida, aunque hay que decirlo, en casos no muy comunes estas personas exitosas quieren ser ellos solamente los brillantes, gozándola cuando los demás siguen con su mente confundida, sobreideologizada, empantanados o sin esperanzas, gracias al desconocimiento, mal ambiente personal para el crecimiento, teorías conspirativas, ideas desfiguradas como esa que, toda persona que le ha ido bien en lo económico es por que a alguien le robó, más un sin fin de ideas patrañeras que provienen de la peligrosa y oscura-filosofía de la “cultura del fracaso”. 

Si analizas bien tu entorno, olfateas bien, escaneas y compruebas que estás habitando tierra estéril para crecer hasta el cielo, te comunico que en la historia infinidad de personas inteligentes han desarrollado muchos conceptos comprobables que te pueden edificar como un emprendedor pleno (a), que le hace guichipirichi a ese monstruo negro y amarditado que tanto inspira a grandes pensadores, que lo más probable jamás en su vida han vendido un kilo de pan, por ello jamás te enseñarán que a la bestia se la puede dejar offside en el suelo, chao con el mostro y ponte a vivir la vida económica que te mereces. Muchas personas lo han logrado, por qué tú no? No será simple, pero ojo, Sí es posible!!.

Etiquetas

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.