Vecinos del Cerro Barón hacen llamado para pensar Valparaíso a largo plazo y rescatar la ciudad que aún queda

"La propuesta de modificación parcial que planteó la Alcaldía, significaba un respaldo enorme a las luchas que hemos dado, pues estaba fundamentada en el carácter soberano de la decisión de quienes habitamos la ciudad", señalan en un declaratoria.

Imagen de El Martutino
3,276 Lecturas
12 de Febrero, 2018 11:02

Declaratoria de Comunidad de Vecinos Ex Hospital Ferroviario

Como habitantes de a pie, que bajan y suben los cerros de ésta ciudad de múltiples facetas, que enfrentamos el mar como fuente de energía e inspiración, hemos sido testigos de cómo Valparaíso, desde su nominación como ciudad patrimonio de la humanidad, ha sido expuesto a diversos intereses que se manifiestan en las formas de conducir y administrar la ciudad de parte de autoridades y distintos grupos de poder económico, político y social.

Todos pueden tener su cuota de verdad en lo que exigen y plantean, pero siempre hemos sido los menos quienes han relevado nuestras demandas y necesidades. Proteger y preservar la vida de barrio, su historia, la tranquilidad, la salud física y mental ha sido toda una odisea; al enfrentar a organismos estatales que debiesen tender al bien común, nos encontramos con que privilegian intereses que están muy lejanos a los nuestros. Quizás el ejemplo más claro de esto tiene relación con lo sucedido en el proyecto Mirador Barón, donde la fiscalización de la comunidad organizada logró entregar una serie de argumentos que fueron relevados por la Contraloría General de la República. Esta institución dio Dictamen que declaró ilegal el permiso de edificación, teniendo como corolario el sumario administrativo al conocido Director de Obras, Matías Valdés..

Lo que ha sucedido en nuestro Cerro Barón es elocuente: ha sido azotado por las inmobiliarias, que aprovechándose de incendios “casuales”, pronto edifican grandes torres en esos lugares. En muchos de esos casos, los vecinos no tuvimos toda la capacidad necesaria para reaccionar de la mejor forma. Además, la fractura del tejido social se ha plasmado en la poca participación, la desconfianza, la apatía y también la ambición, pues muchos están de acuerdo con esta forma de progreso, pero sin medir las consecuencias barriales que tiene.

Habiendo ya seguido un largo camino de más de cuatro años en el empeño de proteger nuestro territorio, hemos visto como ha cambiado la forma de actuar en la administración municipal. El actual Alcalde Jorge Sharp se ha atrevido a escuchar demanda sobre normar la edificación en altura a no más de siete metros en nuestro cerro. Su carácter fundacional con una alta carga histórica, calles estrechas y viviendas que no exceden más de dos pisos, requiere una norma como esta.  

Los doce metros en la norma de altura abren la posibilidad para generar un gran impacto en nuestros vecindarios. Ya tenemos una posible edificación entre calles Tocornal y Vega, la cual fue una cuadra con más de diez casas que, por “arte de magia”, se incendiaron, sacando a varias familias arrendatarias. Este proyecto se trata de edificios de 6 pisos, más subterráneos, el cual se encuentra emplazado dentro de la Zona de Conservación Histórica. Como comunidad organizada estamos conscientes de lo que viene; ya sabemos todo lo que implica una edificación de estas características; hemos sufrido las consecuencias de esto: las inmobiliarias le han quitado la vida a dos vecinos.

Por lo mismo la propuesta de modificación parcial que planteó la Alcaldía, significaba un respaldo enorme a las luchas que hemos dado, pues estaba fundamentada en el carácter soberano de la decisión de quienes habitamos la ciudad. Claramente, este fue el gran punto de diferencia con lo planteado por los concejales (salvo Ruth Cáceres), quienes buscaban establecer una norma común de 12 metros en toda la zona de modificación. Si de acuerdo a todos los argumentos dados por ellos, no podemos llegar a consenso, demostraremos que sí es posible generar nuevas alternativas para suplir el déficit de vivienda social que existe en la ciudad, lo cual permitirá visualizar a Valparaíso en sus diferentes necesidades. Sin duda esto significaría un gran paso para el desarrollo sostenible para nuestra querida ciudad.

Esperamos que las y los Concejales, el Colegio de Arquitecto y la SEREMI MINVU hagan eco de nuestro llamado a pensar Valparaíso a largo plazo. Es fundamental preservar y rescatar la ciudad que aún queda, antes de convertirnos en un territorio inhóspito con enormes problemas medioambientales.

                                   

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.