Con obra “Mediagua” La Peste gana Festival de Dirección Teatral de la Universidad de Chile

14 Agosto 2013

Compañía podrá realizar una temporada del montaje en Santiago. “Este premio pone en valor el teatro de regiones”, dice su director, Danilo Llanos.

Corresponsal El... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Con su obra recién estrenada, "Mediagua", la compañía de Valparaíso, Teatro La Peste, ganó el Festival de Dirección Teatral 2013, organizado por el Magíster en Dirección Teatral de la Universidad de Chile en colaboración con el Centro Cultural de España. En la ceremonia, realizada la noche de este 12 de agosto en el Teatro Agustín Siré en Santiago, el  montaje dirigido por Danilo Llanos se adjudicó el Premio Eugenio Guzmán a la dirección, además del de Mejor Diseño.

El Festival de Dirección Teatral -que durante las últimas dos semanas convocó a 10 montajes participantes- se organiza con el propósito de crear un espacio que permita captar, estimular y proyectar a los nuevos talentos que están surgiendo en el campo de la dirección teatral chilena, premiando a los emergentes más destacados. Gracias a su trabajo con “Mediagua”, Llanos ganó media beca para cursar el mencionado magíster y la compañía la posibilidad de realizar una temporada de un mes durante el 2014 en la sala Agustín Siré, del Departamento de Teatro de la Universidad de Chile.

“Este premio es fruto de 12 años de trabajo intenso y consecuente de Teatro La Peste”, dice Danilo, agregando que –más allá de que el reconocimiento nominalmente sea para el director- detrás del montaje hay un equipo de 15 personas. Además, destaca la importancia que para el teatro local tiene ganar el Festival. “Pone en valor el teatro de regiones, pues no todo el teatro que se hace en Chile está en Santiago. Este premio es una muestra de que en regiones hay teatro y de muy buena calidad”, sentencia Llanos.

“Mediagua” (FONDART 2013) está protagonizada por Katherine López, Fernando Mena, Daniella Misle y Ximena Flores. Ellos son la familia conformada por una madre y sus tres hijos que -tras la pérdida de su hogaren el terremoto del 27 de febrero de 2010- ha llegado a vivir a una de las llamadas viviendas de emergencia. El Estado se las ha asignado de forma provisoria, pero al cabo de un año ya se han ido resignando forzosamente a tener que alargar su estadía. En esa espera viven una serie de situaciones cotidianas propias del hacinamiento, la escasa privacidad, la rabia y la tristeza, al tiempo que comienzan a experimentar trastornos psicológicos en su anhelo de aquella otra realidad soñada.