[Crítica de cine y TV] El Presidente: Una historia de caraduras

[Crítica de cine y TV] El Presidente: Una historia de caraduras

20 Julio 2020

Lo increíble de todo -del personaje de la serie y del real- es que esta historia que aún no termina tiene a Sergio Jaude hoy caminando libremente por las calles de Miami después de pagar una fianza de 1 millón de dólares. O sea, la justicia todavía no llega, ni sabemos si llegará. 

Alejandro Nogue >
authenticated user Corresponsal

La historia de un desconocido dirigente que logra el ascenso de un club de segunda división y que en menos de 5 años se transforma en presidente de la ANFP y vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, logrando en su gestión que la Selección Chilena clasifique al Mundial de Brasil y se organice una Copa América en Chile donde la Roja logra la copa por primera vez, que luego se ve involucrado en uno de los mayores escándalos de corrupción de la FIFA, por lo que viaja a EE.UU. tras lograr un acuerdo con el FBI, es el escandaloso derrotero que dejó Sergio Jadue en su paso por la luz pública de nuestro país y que inspira “El Presidente”. 

Esta serie, en todo caso, no se trata de una biografía de Sergio Jadue, sino más bien de una suerte de parodia que aborda el descaro de los dirigentes sudamericanos al transformar el fútbol en un gran negocio, poniendo como requisito principal para ingresar a este privilegiado club, el ser corrupto. Para recrear este universo el gran peso del relato recae en la actuación del colombiano Andrés Parra, quien antes nos había sorprendido por la similitudes en su rol de Pablo Escobar y acá se titula de camaleón personificando a Jadue, al imitar los gestos, modos, palabras, cada detalle del calerano, a la perfección. 

“El Presidente” apuesta en ciertos momentos por el realismo. Los involucrados aparecen con sus nombres tal cuales, Julio Grondona, el “Padrino” del fútbol argentino, es el narrador, hay jugadores caracterizados de Arturo Vidal y Alexis Sánchez, y en ese sentido la serie es bastante jugada y no le hace el quite el poner en pantalla a personas que incluso siguen siendo parte del fútbol en la actualidad, figurando así en una trama de corrupción que transita por los bajos mundos, en la que obviamente a nadie le habrá interesado que le dedicaran un cameo. 

Vale la pena poner atención a la producción, que logra un buen nivel cuando recorre Suiza, Brasil, Estados Unidos y en especial La Calera (que junto a sus habitantes son como un personaje de la narración), todas ciudades muy bien capturadas, más allá que sean reales o no las locaciones, lo que le da un interesante vuelo de intriga internacional a esta realización. 

A los hechos y personajes reales la serie contrapone su esencia de ficción, con situaciones de fantasía protagonizadas por los dirigentes de la Conmebol y la agente del FBI, aunque en esos momentos decae la atención, porque son roles que están en otro tono, caricaturizados, forzados, como si estuvieran en una película de otro género más cercano al thriller policial.      

Y es que “El Presidente” es una serie de género híbrido, tal vez podría haber sido una gran comedia, también haber apostado por la acción o ser un biopic más apegado a Jadue (dicen que tan tonto no era), y esa falta de definición la debilita al transcurrir los capítulos. Lo que sí está claro es que nos deja un personaje de antología creado por Andrés Parra, un ser pusilánime, impulsado por su mujer a obtener más dinero y poder, que crece gracias a su ambición y logros accidentales; o sea un ser sin moral, mentiroso y corrupto, que está dispuesto a mantenerse en el poder a cualquier costo, y al final, termina siendo un personaje que describe el perfil de la dirigencia histórica del fútbol y a los políticos de Latinoamérica.  

Lo increíble de todo -del personaje de la serie y del real- es que esta historia que aún no termina tiene a Sergio Jaude hoy caminando libremente por las calles de Miami después de pagar una fianza de 1 millón de dólares. O sea, la justicia todavía no llega, ni sabemos si llegará. 

También es increíble que durante cinco años nadie hizo mucho para detener su accionar, porque presidentes, autoridades, casi todos le daban palmadas en el hombro, incluso la prensa (muchas veces la reserva moral en estos casos) lo premió como Mejor Dirigente del Año (2013). O Jadue era un gran ilusionador o Chile estaba dormido en esos años, porque en esa misma época, parlamentarios, candidatos presidenciales, generales del Ejército y de Carabineros, también recibían lo suyo y hoy siguen ejerciendo cargos o quedaron libre de la Justicia. 

Pero eso ya da para otra serie, que ojalá alguien se atreva a contar.      

“El Presidente”. Creación: Armando Bó y Pablo Larraín. Actuación: Andrés Parra, Paulina Gaitán, Karla Souza, Alberto Ajaka, Luis Margani y Anita Reeves. Producción: Chile, EE.UU. y Argentina. 2020. 8 capítulos/Amazon Prime Video.