La era post Covid-19: Un guiño hacia la Economía Circular

La era post Covid-19: Un guiño hacia la Economía Circular

15 Febrero 2021

La esperanza de la vacuna nos obliga a retomar el rumbo. Pero esta locomotora ya no es la misma. Nuestra ruta se ha encontrado con una señalética que indica el próximo destino: bienvenido a la Economía Circular.

Alejandro Muñoz... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

El tiempo se detuvo. Pero hoy volvemos poco a poco a escuchar el humo de esta locomotora llamada humanidad. Es que el frenazo fue bien fuerte: desde la Segunda Guerra Mundial el mundo no sentía ese grito desesperado clamando una refundación.

Las ciudades colapsadas con contaminación, tráfico vehicular e industrias en crecimiento, fueron por un tiempo un recuerdo. La esperanza de la vacuna nos obliga a retomar el rumbo. Pero esta locomotora ya no es la misma. Nuestra ruta se ha encontrado con una señalética que indica el próximo destino: bienvenido a la Economía Circular.

Casi 9 millones de personas en el mundo mueren a causa de la contaminación del aire, pero durante meses los autos dejaron de transitar y las plataformas compartidas entraron al ruedo. Tras el auge de las empresas de transporte particular y de reparto de comida, nos enfrentamos a una era en la que la optimización de los recursos es ya una realidad. Forzados por las circunstancias, estamos enfrentándonos a un modelo diferente de construir sociedad.

Cuando hablamos de Economía Circular, nos encontramos de frente con la urgencia que reviste el cuidado de nuestros recursos naturales. La producción y el consumo responsables han tomado fuerza en Chile con leyes como la 29.920, que fija el marco para la gestión de residuos, responsabilidad extendida del productor y fomento del reciclaje.

La vida en pandemia, también nos mostró la cara más amable de otro modelo alternativo, conocido bajo la denominación “producto como servicio”. Ejemplos son las bibliotecas y bicicletas públicas, las tiendas de impresión o las empresas que rentan automóviles.

Al otro lado del Atlántico, los países ya se viven la realidad de las llamadas “ciudades compactas”. Son pequeños polos urbanos con todos los servicios necesarios para que las distancias entre viajes sean más cortas, disminuyendo drásticamente las emisiones de CO2 y potenciando una movilidad saludable de sus habitantes.

Aunque estamos muy lejos, el fenómeno del COVID 19 ya empieza a potenciar el mundo del Cowork. Según la investigadora Carla Bustamante, Directora del Máster de Innovación y Emprendimiento de la Universidad Adolfo Ibañez, en el año 2019 ya habían más de 150 Coworks en el país.

Son algunos de los ejemplos que van configurando una manera distinta de entender el desarrollo. Soy optimista al pensar que la Sostenibilidad dejó de ser un concepto de la academia y se está transformando poco a poco en un estilo de hacer políticas públicas e iniciativas privadas. Este año tan particular hemos aprendido mucho, no hay duda de eso. La Economía circular llegó para quedarse. Esta locomotora comienza a retomar su ritmo habitual, pero ha cambiado de rumbo. Hoy el destino es la justicia social y ambiental. Próxima parada: un 2030 sostenible.