Playa Ancha: un nuevo polo de desarrollo turístico para Valparaíso

Playa Ancha: un nuevo polo de desarrollo turístico para Valparaíso

25 Febrero 2020

Playa Ancha ofrece una bella arquitectura, vida de barrio y una oferta de servicios turísticos que está creciendo en forma sostenida y sustentable

Hernán Castro >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Por Hernán Castro

Playa Ancha paulatinamente se está transformando en un nuevo polo de desarrollo turístico para Valparaíso. La bella arquitectura de sus casas centenarias en la avenida Gran Bretaña, sus hermosos paseos por la avenida Altamirano, el tradicional balneario Las Torpederas y una vida de barrio activa la vuelven un lugar muy atractivo.

Si a estos se suma la aparición y consolidación de cafés, restaurantes, hostales y tour operadores; se tiene todos los elementos necesarios para hablar de una zona de alto interés turístico para la ciudad y la región.

Un turismo sustentable

A diferencia de lo ocurrido en los cerros Concepción y Alegre, donde la actividad turística terminó cambiando el rostro de antiguos sectores residenciales en zonas comerciales; en Playa Ancha la evolución ha sido más paulatina. Esto debido a la fuerte organización vecinal, una buena predisposición a conversar por parte de los nuevos emprendedores que han ido llegando y una participación más activa de los mismos residentes como generadores de nuevos emprendimientos.

Emprendedores locales

Un caso emblemático es el del Café República Independiente de Playa Ancha, uno de los primeros en instalarse en el barrio de la mano de sus vecinos Luis Bastías y Alicia Navarrete, quienes apostaron por recuperar una antigua peluquería y hacer de su emprendimiento un punto de reunión para los vecinos del barrio y los turistas.

Algo parecido es lo que sucedió con el Emporio Santo Domingo, un restaurante dirigido por antiguos vecinos de Playa Ancha, quienes adaptaron el que fuera un almacén como un restaurante de comida casera justo frente a la Plaza Waddington.

Enamorados del barrio

También está el caso de los nuevos vecinos, emprendedores que han llegado desde distintas partes de Chile para invertir en Playa Ancha. Este es el caso de Roberto Forno, dueño del Café La Caverna y el Restobar La Azotea, quien apostó por remodelar una antigua casona de fines del siglo XIX para ofrecer tres servicios complementarios: cafetería, hotel y restobar. 

Otro ejemplo de tesón y cariño por el barrio es el del nuevo concesionario de playa Las Torpederas, Erick Fuentes. Hace menos de un año, Erick se adjudicó la concesión de la playa y a partir de ese momento no ha parado de realizar acciones para embellecer el entorno y devolver el antiguo brillo que tuviera el balneario, además de renovar el Restaurante Las Torpederas.

Las organizaciones sociales

Pero Erick no está solo en su esfuerzo. Desde antes, ya había una organización trabajando en la recuperación de ese espacio: Salvemos Las Torpederas. Una instancia creada por los mismos vecinos y vecinas para recuperar el sector. 

En la misma línea organizaciones como Mesa Territorial de Playa Ancha, Plaza WaddingtonTeatro Odeón, Plataforma Patrimonial y A Valpo surgen y se desarrollan como espacios de coordinación de esfuerzos para sacar adelante el barrio. A ellas se suman instancias más tradicionales como las juntas de vecinos, el Club Deportivo Playa Ancha y la Universidad de Playa Ancha.

Hostales y tour operadores

Playa Ancha también cuenta con una variada oferta de alojamientos, entre los que se cuentan el Loft Waddington, La Casa de Henao, Hostal Napoli, El Mirador de Valparaíso y La Casa Amarilla. Y desde hace años que Ecomapu Travel se instaló en el sector y realiza rutas turísticas por Playa Ancha.

Como se puede observar, el barrio cuenta con todo lo necesario para crecer en torno al turismo, pero un turismo que crezca junto con los vecinos del sector y donde se requiere que las políticas públicas vayan más allá del financiamiento de las iniciativas privadas.

Políticas públicas para Playa Ancha

La avenida Altamirano debe ser uno de los paseos costeros más bellos de la región de Valparaíso, pero necesita con urgencia una mantención estructural para que el paseo peatonal esté a la altura del hermoso paisaje.

Por otra parte, el ascensor Villaseca quedó a medio camino de su restauración luego de serias irregularidades administrativas. Es de esperar que la burocracia no eternice este proceso y pronto podamos contar con este importante medio de transporte local.

Tampoco estaría de más contar con un punto de información turística en el Paseo 21 de Mayo que pudiera introducir a los turistas para que se animen a recorrer el resto de Playa Ancha y no se limiten a subir, caminar por el mirador y luego bajar por el ascensor Artillería. 

Finalmente, es fundamental contar con un Plan de Turismo Valparaíso, donde Playa Ancha se sume al resto de los sectores de la ciudad en un todo integrado y no sólo como un fenómeno espontáneo de emprendimiento turístico. 

Galeria Imagenes: