Súper ciclo de precios del cobre: ¿Chile es un país minero?

10 Mayo 2021
En general, nuestros gobiernos han sido incapaces de poner en el lugar adecuado una industria que ha sido el soporte en todas las contingencias vividas, como la actual pandemia, en donde ha sido el puntal del sostenimiento económico del país y sostenedor del crecimiento actual.
Corresponsal El... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Marcos Valencia A.

Docente Facultad de Ingeniería Universidad Santo Tomás

De acuerdo con lo señalado por Goldman Sachs que el cobre es el nuevo petróleo debido a que la actual producción no podrá satisfacer la demanda que generara la descarbonización y reemplazar los combustibles fósiles por las energías verdes que son una realidad en donde nuestro país ha tenido un despegue exponencial por sus capacidades en energía solar y eólica transformándonos en un ejemplo a nivel mundial por esta transformación.

Esta inimaginable condición de privilegio que el país tiene nos hace preguntarnos si nuevamente seremos un país que desaprovecha su suerte y creación de valor y nuevamente no materializaremos estos súper ciclos de precios no pudiendo transferirlos al país, como lo que ocurrió en el pasado con el salitre y el cobre en las décadas de los 80s y 90s.

Ejemplos de países escandinavos han sido el sueño e inspiración de economistas para implantar sus modelos en nuestro país, que sin duda tiene una clase política que no puede, no sabe ni quiere hacer de esta oportunidad la base para un futuro mejor para las próximas generaciones.

En general, nuestros gobiernos han sido incapaces de poner en el lugar adecuado una industria que ha sido el soporte en todas las contingencias vividas, como la actual pandemia, en donde ha sido el puntal del sostenimiento económico del país y sostenedor del crecimiento actual.

Nuevamente veremos pasar como perdemos la oportunidad de crear valor al país ya que no nos hemos preparado como país para capturar los beneficios del nuevo petróleo tal como lo pudieron hacer países petroleros que han sido el sueno de nuestros economistas como Noruega en Europa.

La ausencia de la creación de políticas públicas e instrumentos que incentiven venir a Chile y que beneficien tanto al estado, su población y a las empresas que deciden asumir riesgos y poner capital en jurisdicciones estables como históricamente lo ha sido Chile y que lo sitúa dentro de los lugares del mundo donde invertir en minería con seguridad, nos hará nuevamente sentarnos a ver desde la vereda del frente lo que pudimos haber hecho para crear un mejor país.

Aunque somos el primer productor del mundo de cobre, tener las mayores reservas de litio del planeta y el potencial de ser un top ten dentro de la producción de oro, se repetirá nuevamente la historia porque para haber materializado esta extraordinaria oportunidad se debió haber hecho hace una o dos décadas y lamentablemente seremos espectadores otra vez de lo que puede ser una oportunidad inmejorable, todo esto y el desconocimiento absoluto y general de un país sobre la industria que ha sido el sostenedor y motor de su economía en toda su historia nos ratifica que no somos un país minero y estamos lejos de los lideres mundiales mineros que son Canadá y Australia.