Teletrabajo: ¿una amenaza más a la capa de ozono y al cambio climático?

Teletrabajo: ¿una amenaza más a la capa de ozono y al cambio climático?

16 Octubre 2020

Chilenos y uruguayos producen la mayor cantidad de residuos electrónicos al año en América latina.

Augusto Medina >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Actualmente computadores, tablets y celulares se han vuelto cada vez más recurrentes en la cotidianidad con el teletrabajo. Pero cuando llega la hora de deshacerse de aquellos aparatos tecnológicos, muchos de estos terminan con el mismo destino que la basura común, pese a que contienen cadmio, mercurio, plomo, arsénico, fósforo, aceites, gases y otros elementos que deterioran la capa de ozono, influyendo de forma directa al calentamiento global.

La pandemia aumentó significativamente el comercio electrónico sobre las ventas totales, en donde figuran las tecnologías y el equipamiento vinculado al trabajo desde casa, así lo aseguró un informe de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) a partir de datos de Transbank. De la misma forma lo afirmó GFK, la compañía de investigación de mercados, quienes señalaron que las ventas de computadores, tablets e impresoras crecieron más que otras categorías en relación a los mismos meses del año pasado.

A escala mundial, los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) presentan tasas de aumento anual cercanos a un 3% y 5%. Según datos entregados por el Ministerio del Medio Ambiente, el “chileno produce casi 10 kilos de residuos electrónicos al año, la mayor cantidad de América Latina junto a los uruguayos” y a su vez Chile genera 168 mil toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos al año.

El plástico suele considerase la mayor amenaza al medio ambiente, pero existen múltiples peligros latentes, siendo uno de ellos la basura tecnológica. Según la Fundación Chile (FCH) solo el 3,4% de los residuos de aparatos eléctricos son tratados y se estima que para el 2027 se generarán “14 kgs de chatarra electrónica por habitante en Chile”.

La obsolescencia programada y el consumismo juegan un rol protagónico en esta problemática, no obstante, diversas agrupaciones y fundaciones buscan revertir esta situación, entre ellas la Fundación Chilenter, la cual busca refeccionar computadores para entregarlos en óptimas condiciones a las escuelas, esto junto a un convenio con el Ministerio de Educación.

Los Fi, por su parte, figuran como una compañía chilena que desde el 2001 investiga y trabaja un lenguaje escénico propio, donde mezclan el humor, movimiento y la percusión con objetos, entre ellos la chatarra electrónica, con la finalidad de generar conciencia ecológica en las personas.