[FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece

[FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece

20 Enero 2021

Resulta a lo menos sorprendente que un proyecto de esta envergadura no haya sido sometido al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Quizás se podrían haber tomado medidas para evitar la desaparición de especies que ya no están por la falta total de agua en el caudal.

Raimundo Tapia >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Bajo el contexto de mega sequía que viene afectando a la zona central de nuestro país, y particularmente a nuestra región, toda política que tienda a contrarrestar sus efectos vendría a ser no sólo bienvenida sino que demandada por sus habitantes. Pero ¿qué sucede cuando son estas mismas políticas las que están alterando gravemente los ecosistemas, perjudicando directamente la vida de las personas y animales?

Lee también Organizaciones ambientales presentan recurso contra Esval por megaobra Los Aromos-Concón

Este pareciera ser el caso de la mega obra de conexión entre el embalse Los Aromos, en Limache, y la planta de producción de Esval en Concón, en la que vecinos alegan que la empresa no ha preservado un caudal mínimo del estero de Limache, dejándolo completamente seco. Además, “Entubar un estero, río o curso de agua tiene un impacto ineludible a los ecosistemas y a la biodiversidad que conviven con ellos, así también a las comunidades que viven aledañas a sus riberas y que se desarrollan en torno a la pequeña agricultura campesina y al turismo relacionado con espacios de patrimonio natural.” (Fuente: Libres de Alta Tensión)

Lee también Megaobra que combatirá la sequía avanza a paso firme

Esto sin duda nos lleva a una suerte de contradicción, ya que con el propósito de abastecer a la población de agua en el futuro, se interrumpe y niega su acceso en el presente, con las consecuencias inmediatas que esto implica para su calidad de vida. Lo cual hace inevitable cuestionarse quiénes serán los futuros consumidores de esta agua retenida. ¿Serán los mismos que la perdieron hoy en día?

Además, bajo un punto de vista medioambiental, es a lo menos sorprendente que un proyecto de esta envergadura no haya sido sometido al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. De no haber sido así, quizás se podrían haber tomado medidas para evitar la desaparición de especies como coipos, patos, garzas, camarones, carpas, lisas, entre cientos de otras que ya no están por la falta total de agua en el caudal.

Lee también [FOTOS] Con intervención artística y sonora se manifestaron por la defensa del Estero Limache y las aguas libres


NOTA DEL EDITOR

Desde Esval, nos hicieron llegar la siguiente aclaración:

Dada las características de la obra, no requiere Estudio ni Declaración de impacto ambiental. Ello, porque corresponde a un acueducto que conducirá menos de 2 m3/s, que no contempla obras catalogadas como sifones, ni cambios de trazado de cauce de los esteros Limache y Lajarilla. Además, no se emplaza dentro de parques nacionales o monumentos naturales, reservas de zonas vírgenes, santuarios de la naturaleza, parques o reservas marinos.  De esta forma, la obra cuenta con los permisos requeridos por las autoridades. No se trata de una conclusión a la que llegásemos nosotros por nuestra cuenta, sino que preguntamos expresamente y con toda transparencia a la autoridad competente y nos confirmaron esa realidad.

Esta consulta de pertinencia al Sistema de Evaluación Ambiental fue realizada el 2 de octubre de 2015, por el proyecto de la conducción desde el embalse Los Aromos hasta la planta de tratamiento de agua potable de Concón, con un caudal asociado de 1.950 l/s, la cual obtuvo una respuesta del SEA el 17 de febrero de 2016 (resolución exenta nº 66/2016) resolviendo que el proyecto “Conducción Los Aromos-Concón” no debe someterse obligatoriamente al SEIA en forma previa a su ejecución.

Alejandro Romero, subgerente zonal de Esval:

Compartimos la preocupación por el cuidado del agua, el medioambiente y la calidad de vida de las personas, íntimamente ligada al acceso a este escaso recurso. Por ello, el proyecto Aromos-Concón fue desarrollado íntegramente con esa prioridad, como un ejemplo de colaboración y gestión eficiente del agua. Esto permite brindar seguridad hídrica a más de 1 millón de habitantes del área urbana y la posibilidad de interconexión para sistemas de agua potable rural.

Es importante explicar que el agua que ha circulado en los últimos años por el estero Limache, no corresponde a flujos provenientes de lluvias u otros cauces naturales. El único caudal es el de derechos de la DOH en el río Aconcagua, que Esval -con la colaboración de autoridades, Juntas de Vigilancia y canalistas- condujo al embalse Los Aromos y permitió su recarga durante el invierno y la primavera. Este volumen acumulado artificialmente es liberado durante el periodo estival desde el embalse en dirección a la planta de agua potable de Esval en Concón.

Ese agua, desgraciadamente, y dada la crítica sequía que vivimos, nunca llegaría naturalmente al estero. Para tener una idea, el río Aconcagua en esta zona estuvo completamente seco durante 215 de los 365 días en la temporada 2019-2020 y a día de hoy, como ya sucediera el año pasado, no tiene una sola gota de agua en toda su cuarta sección.

Fotos de Ernesto Panatt

Galería Imágenes

  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece
  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece
  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece
  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece
  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece
  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece
  • [FOTOS] Sin caudal mínimo, la vida del estero de Limache desaparece