Plan de Desconfinamiento: "Las medidas que está tomando el Intendente y el Seremi de Transportes son excesivamente tímidas, sin mucha convicción"

Plan de Desconfinamiento: "Las medidas que está tomando el Intendente y el Seremi de Transportes son excesivamente tímidas, sin mucha convicción"

05 Agosto 2020

¿Qué tan real es pensar en estas medidas en nuestra región? Conversamos con el arquitecto urbanista Juan Carlos García al respecto.

Oscar Aspillaga P. >
authenticated user Editor

A pesar que las estadísticas aún no son del todo esperanzadoras para pensar en un desconfinamiento en las comunas que permanecen en cuarentena en la Región de Valparaíso, de igual manera el Gobierno avanza en su plan para acondicionar las ciudades ante esta nueva realidad.

Un aspecto fundamental en esto tiene que ver con la movilidad y el tranporte público, un ítem que por más de una década ha estado postergado en nuestra región. Solo basta subirse o esperar una micro para darse cuenta que estamos a años luz de lo que tiene la región Metropolitana, en un claro ejemplo de la postergación de las regiones del país en cosas que son fundamentales para el diario vivir. 

Una circular de la Secretaría Regional Ministerial de Transportes de nuestra región da luces de lo que se piensa a nivel gubernamental, donde se detallan algunas de las medidas en la que se está trabajando: 

- Quitar estacionamientos de vehículos para implementar ciclovías temporales

- Cortes de calles para el tránsito vehicular con el objetivo de ampliar o aumentar los espacios destinados a las ferias libres.

- Paradas del transporte público diferidas, es decir, clasificar las paradas según modo de transporte (bus o taxi colectivo) o incluso determinados servicios.

- Demarcación de círculos de distanciamiento entre peatones de 1,5 mt en las esquinas para reducir aglomeraciones de peatones al esperar cruzar la calle.

- Demarcación de cruces tipo “Tokio” que entreguen más de una opción de cruce a las personas y así reducir aglomeraciones. - Etc 

Sin embargo, la misma circular es clara en señalar que "la implementación de estas y otras soluciones temporales requiere acción, financiamiento y voluntad municipal o regional".

¿Qué tan real es pensar en estas medidas en nuestra región? Conversamos con el arquitecto urbanista Juan Carlos García al respecto.

El Gobierno avanza aceleradamente en un plan de desconfinamiento, ¿están las ciudades preparadas para seguir este ritmo que se quiere imponer para volver a una cierta "normalidad”?

La pandemia nos ha mostrado, en diversos aspectos de nuestra sociedad, temas que tenemos pendientes y que acrecientan nuestras desigualdades. Las ciudades y la calidad de vida en ellas sin duda también han sido parte de esto. Las medidas que se tomen para el desconfinamiento deben dar cuenta del retraso que tenemos en el cuidado de los peatones, el transporte público y los espacios públicos.

No son las ciudades las que deben estar preparadas, ya que siempre están sujetas a transformaciones. La pregunta hoy es si nuestras autoridades son las que están preparadas para implementar las medidas que se necesitan para un desconfinamiento responsable y planificado.

Las medidas que se están proponiendo para nuestra región, por ejemplo, ya fueron implementadas hace dos meses en Arica y Rancagua. En un área metropolitana como la nuestra, que es compleja ya que involucra varias comunas, habría esperado más proactividad en ese sentido de parte del Intendente y el Seremi de Transportes para empezar a conversar y coordinar anticipadamente las medidas con los alcaldes. En este momento, lo importante es que le den el máximo sentido de urgencia, ya que son las con diciones de salud y trabajo de las personas las que están en juego.

El gran Valparaíso y toda la región en realidad, se caracterizan por tener un sistema de transporte público bastante deficiente, sobre todo considerando las micros urbanas e interprovinciales, ¿cómo podríamos esperar que en solo un par de semanas o meses esta situación podría mejorar para evitar las aglomeraciones si no se ha avanzado en una década en estas mejoras?

Es cierto, tenemos un transporte precarizado desde hace una década, que no entrega dignidad a los usuarios y las autoridades de las últimas tres administraciones no han dado señales de tener la voluntad real de mejorarlo. La clave para evitar que el transporte público sea un foco de contagio es ampliar las alternativas de movilización de las personas, de manera de dejar los buses para aquellos que no tengan otra opción, y así evitar que transiten con un excesivo número de personas.

Algunas medidas que apuntan en ese sentido es aumentar a su máxima capacidad y frecuencia del Metro Valparaíso, lo que obligará a poner puntos de resguardo y seguridad en algunos cruces, como en Caleta Portales. Lo otro, es que el Ministerio de Transportes cumpla su promesa de nuevos buses eléctricos desde Placilla al centro de Valparaíso, ya que hasta la fecha no hemos sabido nada de ese anuncio desde el mes de enero.

Otro aspecto fundamental es tener horarios diferidos de ingreso y salida del trabajo. Debe ser un acuerdo donde participen los diferentes gremios, y donde todas las instituciones públicas (civiles y militares) deben ser las primeras en dar el ejemplo. 

¿Qué te parecen las medidas que propone el Plan de Desconfinamiento que maneja la Secretaría Regional Ministerial de Transportes de Valparaíso? Pregunto sobre todo por el ítem de las ciclovías temporales y el de los paraderos diferenciados, cosas que se ven un poco alejadas de la realidad a la que estamos acostumbrados.

La pandemia nos ha mostrado que somos capaces de hacer muchas más cosas como sociedad de las que creíamos posible y que muchas veces las sociedades están mejor preparadas que sus autoridades.

En ese contexto, me parece que las medidas que está tomando el Intendente y el Seremi de Transportes son excesivamente tímidas, sin mucha convicción ni mirando la oportunidad que esto puede generar para una transformación progresiva y permanente de nuestra movilidad.

La bicicleta, por ejemplo, puede ser una gran opción de movilidad segura para el desconfinamiento. No sólo para quienes optan por ella, sino también porque descongestiona el resto del transporte público. De alguna manera, un ciclista es solidario con personas que, por distancia o condiciones físicas, no puede optar a ese modo de transporte y debe usar un bus o el metro.

Los paraderos diferidos, por otro lado, son una necesidad permanentemente prometida hace una década. No será fácil su implementación, pero no se puede renunciar a ello. El deber del Estado es dar las mejores condiciones de seguridad y dignidad a todos los habitantes. 

Lo importante es que todas estas medidas tengan vías de financiamiento de parte del Gobierno. De lo contrario volveremos a discriminar entre las comunas que tengan recursos y las que no. Y en nuestra región, ninguna tiene recursos suficientes. Es bueno que el Gobierno entienda que la realidad de Las Condes y Providencia no es, ni de cerca, la realidad del resto de las comunas de Chile.

¿Qué medidas podrían ser más "realistas" para implementar para este Plan de Desconfinamiento desde el punto urbanístico y de transporte? 

Las ciclovías son económicas y rápidas de implementar, ya que pueden usar espacios destinados a los vehículos. Lo importante es pensar integralmente el sistema, para que tenga sentido el esfuerzo. Debemos implementar una red de ciclovías en Quilpué y Villa Alemana que conecten los sectores residenciales con los centros urbanos y con las estaciones de Metro Valparaíso. Debemos conectar los centros de Viña y Valparaíso mediante una ciclovía por Avenida España, usando una pista de vehículos desde el Reloj de Flores hasta Caleta Portales, donde se conecta con el paseo Wheelwright.

Es importante la peatonalización y ensanchamiento de veredas de más calles, quitando espacios de estacionamiento de autos. Esto es algo perfectamente factible. Además de lo propuesto para calle Prat y otras vías del centro de Valparaíso, hay que dar más espacio para peatones en el sector del Mercado Municipal de Viña del Mar, y también en el centro de Quilpué y Villa Alemana, que tienen mucha concentración de personas.  

Como decía anteriormente, es fundamental aumentar a su máxima capacidad y frecuencia el Metro Valparaíso y acelerar la implementación de los buses eléctricos desde Placilla. 

Hay que pensar que sin movilidad segura no habrá reactivación económica. Debemos pensar espacios públicos seguros, para tener también un comercio seguro. 

 

Foto: Huawei / Agencia Uno