Primarias presidenciales con sabor a fútbol: ¡¡¡Comenzó, comenzó, comenzó!!!!

25 Junio 2021
Así las cosas, el equipo se ve desencajado. El director técnico ya no grita a sus dirigidos, quienes a estas alturas se mandan solos en el campo de juego. Hace rato los vítores de aliento se silenciaron, dando paso a chiflidos y pifias ensordecedoras.
Corresponsal El... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Por S. Ibáñez I.   

Parafraseando a un famoso relator de fútbol, “comenzaron los debates de la actividad más vilipendiada de hoy en día”. Y es que a inicios de semana los candidatos se vistieron de corto y saltaron a la cancha en medio del frío invernal. Por “Chile Vamos” jugaron: Ignacio Briones, Sebastián Sichel, Mario Desbordes y el incombustible Joaquín Lavín, quienes ingresaron al gramado en medio de un ambiente atribulado y precedidos de tres durísimas derrotas. Por tal motivo, algunos en el oficialismo están más preocupados de no irse a los potreros que de avanzar a una segunda vuelta electoral. 

Así las cosas, el equipo se ve desencajado. El director técnico ya no grita a sus dirigidos, quienes a estas alturas se mandan solos en el campo de juego. Hace rato los vítores de aliento se silenciaron, dando paso a chiflidos y pifias ensordecedoras. 

Lavín, quién a estas alturas es una especie de “viejo crack”, luce cansado y la sobrexposición en el campo de juego han mellado su popularidad. Si hace unos meses lideraba cómodamente las encuestas, hoy pelea palmo a palmo el liderazgo de la tabla con Jadue y la iluminada Yasna, quién es la figura de su equipo, tal como Tiane Endler lo es para la Roja. 

De los demás jugadores poco se puede decir, Desbordes que hace un año gambeteaba y dejaba en el camino a sus rivales, hace unos días perdió la capitanía de su equipo en medio de polémicas y rencillas con sus compañeros. Pareciera que los principales accionistas del club le quitaron la jineta. Por su parte Briones, a pesar de poner la pelota al piso y con un discurso articulado, intentó sin éxito, darle un aire fresco a su sector. Su estilo de juego no parece encantar a la hinchada y aunque su candidatura es testimonial, parece ser que está jugando al sacrificio, pensando en una próxima temporada dentro de dos años más. Y por último Sebastián Sichel, jugador de vasta trayectoria con pasos en distintos equipos y de todos los colores, es considerado por algunos accionistas como el nuevo “gran fichaje del sector”, capaz de llevar a su equipo a obtener el campeonato. Tal es el entusiasmo de los inversores, que ha recibido más de 70 millones de pesos en aportes para su campaña, mucho más que cualquier otro candidato. Sin embargo, en la tabla especulativa de las encuestas su rendimiento está por debajo de las expectativas del mercado, ubicándose en casi todas en segundo lugar. Parece que hay cosas que el dinero no puede comprar y algunos no se han dado cuenta.

El resumen del partido se reduce a un simple amistoso con una que otra “chuleta” a la pasada. Lavín no arriesgo mucho y con oficio conservó su alicaído liderazgo. Desbordes no anduvo mal, pero de su participación sólo quedó un entrevero con Sichel, quien a estas alturas parece ser un jugador sobrevalorado. Finalmente, Briones colista del torneo, hizo poco por sumar puntos que le permitieran salir del fondo de la tabla.  

Al día siguiente, en medio de un aguacero y con una cancha barrosa, ingresaron al terreno de juego Gabriel Boric y Daniel Jadue por “Apruebo Dignidad”, quienes a diferencia de Chile Vamos, animaron un entrenamiento con público. Empapados de amabilidad, cordialidad e incluso risas entre sí. Los espectadores fuimos testigos de un juego en que sobresalió el fair-play y en donde no hubo lesionados, ni amonestados. Claro está, no fue fácil alcanzar la unidad de un sector destinado a la división y fractura entre sus aficionados. De ese modo, los compañeros de ruta jugaron en el césped como una dupla afiatada, más que como adversarios, desplegando en el gramado un estilo bastante similar y buscando un horizonte común de cambio. 

Durante el desarrollo del encuentro, se apreciaron tenues diferencias. Jadue mostró un planteamiento más conservador, controló su temperamento y evitó “ganarse” una tarjeta amarilla innecesaria a estas alturas del partido. Boric en cambio, arriesgó y aprovechó los espacios. Eludió a su rival en un par de ocasiones, e hizo un llamado directo a las mujeres, personas con capacidad diferente y pueblos originarios a sumarse a su equipo. Se mostró seguro durante el encuentro, y con un mensaje claro y directo, su desempeño en el campo dejó un sabor dulce a sus simpatizantes.

Sobre el final del partido, el magallánico roba el balón en medio terreno, gambeteó, dejó rivales en el camino y antes de ingresar al área pateó un tiro al ángulo marcando un golazo, al advertirle al Presidente Piñera que no quedaría impune la violación a los derechos humanos cometidos bajo su mandato. Lo que provocó una algarabía descontrolada en los hinchas y una ovación que se sintió en la tribuna popular. Llevándose a mi juicio el premio al mejor jugador del partido y de la fecha, mientras sus adversarios guardan un silencio sepulcral.