[VIDEO] El Concejo con Cé, capítulo 52: el resumen semanal del Concejo Municipal de Valparaíso

06 Septiembre 2021
¡Una muy breve sesión extraordinaria salvó el programa de esta semana! Claro que no por breve estuvo exenta de dramatismo.
Boris Kúleba >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Aunque según el calendario no correspondía realizar una sesión ordinaria del concejo esta semana, sí se convocó a una breve sesión extraordinaria de 15 minutos para tratar exclusivamente dos licitaciones y que comenzó tarde debido a un retraso del alcalde, quien inició la sesión con una enigmática bienvenida a su detestado concejal Daniel Morales.

A los 50 segundos, ordenó a su director jurídico que le ordenara a su Secpla a leer el contenido de la licitación que deberían votar, y que se debería haber visto en una comisión de régimen interno realizada minutos antes: se arrendarán 8 camiones recolectores de aseo, por 12 meses a un costo de casi cuatrocientos treinta millones de pesos, a la empresa Fullmaq, la misma a la que contrataban de manera poco transparente mediante trato directo en los meses anteriores y exactamente la misma a la que Sharp acusó de tener el contrato más perjudicial para el municipio en los tiempos de Castro cuando se llamaba Total Transport.

Antes de cumplirse los cinco minutos de la sesión ya se había aprobado la licitación, y el alcalde ordenó al jurídico que le ordenara al Secpla leer durante los próximos treinta segundos el siguiente acuerdo que se debería votar en la sesión: ¿recuerdan cuando el alcalde prometió regalar dos camiones aljibes a bomberos, durante el año pasado, lo que generó un conflicto con los concejales anteriores? Pues este año la comuna precisamente necesita dos camiones aljibes más para suplir la falta de agua para consumo humano (que sería incluso peor si le hubieran permitido regalar los dos camiones anteriores), los que serían adquiridos por el Gobierno Regional pero, como no se puede tropezar de nuevo con la misma piedra, esta vez le exige al municipio comprometerse a costear la mantención anual de los camiones.

Estaba a punto de votarse el acuerdo cuando en el minuto cinco con cincuenta segundos, la concejala Zuliana Araya reclamó indignada por haber sido pasada a llevar: como el alcalde llegó atrasado, no se enteró que la comisión de Régimen Interno que la concejala Araya “preside” acababa de sesionar y ordenó a sus acólitos leer ellos mismos los acuerdos en vez de quien preside la comisión, lo que generó una incómoda discusión que terminó con el alcalde muy molesto con la concejala.

La breve sesión se extendió por otros seis minutos, que fue lo que tardó la concejala-tutora Alicia Zúñiga en releer exactamente los mismos acuerdos que los otros ayudantes habían leído recientemente para dejar conforme a la concejala Zuliana Araya, ante la molestia del alcalde que parece que quería hacerla corta.

Tras unas inspiradas palabras de la próxima alcaldesa Camila Nieto que trataron de ser toscamente imitadas por otro concejal menos inspirador, a los 15 minutos de la iniciada la sesión se aprobó por unanimidad el acuerdo de los aljibes y el molesto alcalde los mandó a todos para sus casas.