Bomberos: La derechización de los “chicos buenos”

Bomberos: La derechización de los “chicos buenos”

15 Mayo 2020

Cuando ser "Bombero, Radical y Masón" pasó a ser historia.

Raimundo Zumarán >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Los últimos días han marcado a Bomberos de nuestro país. El anuncio de parte del Gobierno de Sebastián Piñera de reducir el presupuesto nacional destinado a la Junta Nacional de Bomberos de Chile (JNB) en M$3.755.793.- (tres mil setecientos cincuenta y cinco millones setecientos noventa y tres mil pesos), los que representaba un recorte del 7,86% de los recursos aportados a la organización bomberil, para destinarlos al plan de acción por el Covid 19, sacó ronchas no sólo a Bomberos de todo el país, sino que a la población que ve en los “Chicos buenos” la encarnación de la solidaridad y el servicio público. Y es que ¿Quién en su sano juicio estaría en contra de una institución cuya misión es salvar vidas y bienes, pero, sobre todo compuesta por hombres y mujeres, que de manera voluntaria y abnegada se ponen al servicio para atender las diversas emergencias que se suscitan en nuestras ciudades?

Bomberos cuenta con el apoyo transversal y así lo ha graficado cada año centros de estudios de percepción e investigación como Ipsos o Cadem, quienes ya han publicado en diversas oportunidades que Bomberos de Chile es la institución mejor valorada y evaluada por los connacionales.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. El mal de la memoria cortoplacista de nosotros los chilenos, nos hace olvidar grandes escándalos en Bomberos tales como el monopolio de los carrosbomba que permitió el enriquecimiento de los representantes de Renault Camiva a manos del fallecido presidente Octavio Hinzpeter (tío del ex Ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter) quien presidió la Junta Nacional de Bomberos por 36 años; las demandas por presuntas irregularidades en las adjudicaciones del parque automotriz; el desvío de fondos públicos en manos del ex candidato a Presidente de la Junta Nacional y actual Core Metropolitano por la UDI, Claudio Bustamante; la red de corrupción de más de treinta voluntarios que habrían cobrado millonario monto por atender una emergencia en una empresa privada en la ciudad de Coronel; la no rendición de más de $2.700 millones por parte de la Junta Nacional y objetados por la Contraloría General de la República; abuso y acoso sexual, motivo de creación de una ONG, “A través del fuego”, la que brinda apoyo psicológico y jurídico a víctimas; el aumento, post “estallido social”, de persecuciones políticas y disciplinarias al interior de los Cuerpos de Bomberos de aquellos bomberos y bomberas que participaron de marchas, caceroleos o incluso de aquellos que buscaban que la institución se pronunciara frente a la crisis social que vive nuestro país, situación que llevó a voluntarios a crear plataformas digitales como “Bomberxs Revolucionarixs” para exponer esta realidad; son parte de una triste lista de episodios.

Y es que, frente al último punto, de una cultura organizacional piramidal con ciertas características que emulan a las Fuerzas Armadas, Bomberos, a diferencia de estas, no cuenta con un sistema previsional exclusiva, por ende, su recurso humano también se ve afecto a la precariedad existente en el actual sistema de protección social.

Prohibición de manifestarse, de marchar e incluso de opinar al interior de los cuarteles sobre la contingencia social, al parecer, se transformaron en el arma de apoyo a un Gobierno que, en vez de buscar soluciones, prefirió criminalizar demandas y diferencias sociales que se acentuaron durante la dictadura militar y se normalizaron en los gobiernos de la Concertación y Nueva Mayoría. Durante el “Estallido Social”, se dieron todas las condiciones para que las autoridades bomberiles golpearan la mesa a nivel comunal, provincial, regional e incluso nacional para exigir mayores recursos y garantías para mejorar el servicio y consagrar mayores protecciones a quienes integran sus filas y que por 169 años han brindado un servicio voluntario y gratuito al país; pero decidieron guardar silencio.

Esta arrogancia institucional de sentirse superior a una sociedad que pide a gritos cambios estructurales ha hecho que Bomberos se convirtieran en cómplices pasivos de lo que hoy aquejan desde lo presupuestario.

A pesar de las diversas declaraciones de los Cuerpos de Bomberos, algunas duras, otras tibias mientras muchos guardaban silencio; a diferencia de otros sectores de una dura organización como Salud o Educación que pueden estar meses movilizados en búsqueda de mayores recursos para su mejor operatividad, la Junta Nacional de Bomberos se demoró sólo tres días en aceptar y notificar al Ministro Briones la aprobación de la propuesta del Gobierno de ajustar la rebaja a M$1.400.000.-, (Un mil cuatrocientos millones de pesos) sin ninguna contrapropuesta o exigencia que venga a subsanar el tema en cuestión.

“Somos una institución apolítica”

En más de alguna oportunidad se ha escuchado la frase “Bomberos es una institución apolítica”, y es que una institución de la Sociedad Civil como Bomberos no debiese tener una posición política desde la lógica partidista, sino que debiese tener un pronunciamiento frente a situaciones que benefician y/o aquejan a quienes atiende la institución en el día a día. Sin embargo, en la práctica aun cuando la JNB indica que Bomberos se organizan a base de principios fundamentales como la democracia, pareciera que a algunos Cuerpos de Bomberos les gusta mostrar sus preferencias políticas desde la razón partidista. Así es el caso de Villa Alemana.

Conflicto de interés con el Municipio, una estrecha relación con la controversial pareja de Renovación Nacional, la Diputada por el Distrito 6, Camila Flores y el Consejero Regional por la provincia de Marga Marga, Percy Marín; sumado a una serie de reconocimientos a autoridades de derecha como al Alcalde José Sabat o a la ex Senadora de la República Lily Pérez, dan cuenta de una especie de bloqueo ideológico a los espacios bomberiles a sectores políticos del centro y la centro izquierda, tónica que se ha desarrollado por años.

Si bien hay que reconocer que el Cuerpo de Bomberos de Villa Alemana ha tenido un considerable desarrollo que le ha permitido aumentar y renovar su parque automotriz en los últimos diez años; mejorar la infraestructura de sus cuarteles como es el caso de la Tercera y Cuarta compañía; la reapertura del servicio bomberil femenino en sus cuatro compañías, entre otros casos, pareciera que el Directorio General del Cuerpo de Bomberos tiende siempre a marcar su preferencia sólo con el equipo que se ubica a la derecha de la cancha que involucra el juego del relacionamiento político en virtud del bien entendido lobby.

Ejemplo de aquello fue el nombramiento en 2013 de la entonces Senadora por la Región de Valparaíso, Lily Pérez (RN) con el título de “Bombera Honoraria” de la Cuarta Compañía, acto que se materializó en una acotada ceremonia que contó además con la participación del Ex Gobernador Provincial Arturo Longton (RN) y de la entonces Concejala de Villa Alemana Divka Rojic (RN). Algo similar ocurrió en el 2017, cuando Pérez, fue nombrada madrina de la Segunda Compañía.

Ese mismo año, la controversial Diputada y negacionista de las violaciones a los Derechos Humanos perpetuados durante la dictadura militar, Camila Flores (RN), paradójicamente se convertía en madrina de la antigua Unidad 13 de la Primera Compañía, cuya especialidad es el rescate. Y es que Flores rápidamente se ganó el “cariño” en una estrategia previa a su campaña por la diputación, cuando llenaba las vacías sillas de aquellas autoridades ausentes en cada celebración bomberil a lo largo del Distrito 6, donde obviamente, Quilpué y Villa Alemana eran las comunas preferidas dada su importancia electoral. Estrategia patrocinada por su pareja, el Consejero Regional, Percy Marín (RN), quien de acuerdo a una resolución de la Contraloría General de la República se le ordena a devolver alrededor de 10 millones de pesos por gastos en alimentación y combustibles que no logró acreditar, sin olvidar que es hermano de la ex Concejala de Limache Cynthia Marín, quien fuera condenada en 2019 por el delito de estafa reiterada al Fisco.

Con la presidencia del Consejo Regional y la participación en la Comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos de la Cámara de Diputados, Marín y Flores respectivamente se convierten casi en figuras de “devoción” bomberil, donde los episodios fraudulentos y los comportamientos negacionistas de Flores o dichos como “estas mierdas sin patria” de Marín en contra de manifestantes, no fuesen razones suficientes para que Bomberos que dice ser abiertamente democrática, protectora de la vida, pero sobre todo “apolítica”, tomara distancia de este tipo de autoridades.

Es más, pareciera que durante el “estallido social” se acentuaron las preferencias políticas del Cuerpo de Bomberos de Villa Alemana.

En medio de la crisis social y política, un grupo cercano a 160 vecinos y vecinas de la comuna, elevaron una solicitud al Superintendente del Cuerpo de Bomberos para que la institución revocara el título de “Bombero Honorario al mérito” (entendiendo que sólo se trata de una condecoración) otorgado en 2017 por la Primera Compañía al Alcalde de Villa Alemana, José Sabat (ind. UDI), reconocimiento que según indican las redes sociales institucionales responde a la “constante preocupación, valiosa colaboración e incondicional disposición que, durante todo su mandato, la máxima autoridad ha dedicado a nuestra institución”, pero que según datos públicos del Registro Central de Colaboradores del Estado y Municipalidades del Ministerio de Hacienda, la realidad era otra: Durante el periodo comprendido entre el 2016 al 2018, los aportes municipales entregados al Cuerpo de Bomberos disminuyeron en 7 millones 500 mil pesos.

La respuesta institucional dejó bastante que desear. Atribuyó el título honorífico a la gestión de la Primera Compañía e indicando que Sabat nunca fue Bombero activo, bajándole rápidamente el perfil al asunto. Aquí nacen ciertas interrogantes tales como: ¿Por qué premiar de esta forma a una autoridad que simplemente se encuentra realizando su trabajo de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades? O ¿Por qué hacer oídos sordos sobre la preocupación de una ciudadanía informada que encuentra injusto que un Alcalde permita la rebaja presupuestaria a una institución que requiere cada vez de más recursos para cumplir su loable labor?

Y es que parece que las respuestas a estas interrogantes se encuentran en otro de los asientos del Directorio General del Cuerpo de Bomberos: En el de su Comandante Claudio Pérez, quien, según datos de transparencia, se encuentra contratado por la I. Municipalidad de Villa Alemana como Auxiliar DOM y se desempeñaría en el área de emergencias generando un conflicto de interés vinculado con la relación y “línea directa” que tiene la institución con el jefe comunal.

Quizás esta relación laboral permitió que mientras Sabat, con su silencio avalaba los episodios de violencia policiaca desmedida contra manifestantes y transeúntes del centro de la ciudad; el Comandante Pérez inhabilitaba y censuraba a sus bomberos por participar de manifestaciones, marchas o por realizar comentarios sobre el actuar de las Fuerzas Armadas y de Orden Público; dejándolos de esta manera, fuera del servicio de protección civil que cumple Bomberos.

No había que esperar mucho para ver otro episodio de preferencia política en el Cuerpo de Bomberos de Villa Alemana. A pesar que, en su Reglamento General en su Título V, artículo 35 y numeral 5 indica que “discutir sobre política, religión o nacionalidad dentro de los recintos del cuartel o en actos de servicio” constituyen a una falta a la disciplina, en febrero pasado, el Cuerpo de Bomberos de Villa Alemana en colaboración con Evópoli (partido que en 2016 tuvo como candidato a la concejalía villalemanina, al bombero de dotación Primera Compañía, Felipe Canto); citaban abiertamente a una capacitación en prevención y combate de incendios forestales en dependencias de la Dirección General de Bomberos y a cargo de la Fundación Ciudades Resilientes y el Equipo Acción Climática, ambas organizaciones compuestas por militantes de Evópoli. Esta actividad finalmente no se concretó debido a la denuncia, a través de redes sociales, por aprovechamiento político.

Una institución que ha forjado con sacrificio, honor y perseverancia, los valores altruistas en virtud del progresivo aporte social, no puede caer en manos de personas carentes de ética y de visión ciudadana.

Quienes dirigen hoy a Bomberos no pueden olvidar que se trata de una institución perteneciente a la Sociedad Civil, donde es legítimo relacionarse con los representantes de la política partidista, pero propiciando la transversalidad en virtud de la mejora continua de un servicio que está destinado a entregarse a su mejor aliado: La comunidad.

Por Raimundo Zumarán A. (Bombero 2012-2019)

  • Ex Secretario Tercera Compañía.
  • Ex Ayudante de la Dirección General.
  • Ex Inspector Jefe y creador del Departamento de Asuntos Públicos.
  • Ex Consejero de Disciplina Cuarta Compañía.

Cuerpo de Bomberos de Villa Alemana.

Galeria Imagenes: