Cuota del 80% de jibia para sector artesanal deja pendiente una regulación de las redes industriales

04 Agosto 2014

La lentitud del trámite, que excedió un plazo ofrecido el 3 junio por la autoridad, movilizó a los pescadores. Hubo barricadas, enfrentamiento policial y peñascazos ¿Cuál es, ahora, el alcance del fraccionamiento de la jibia? Por Eduardo Reyes Frías.

Eduardo Reyes >
authenticated user

Finalmente, el 29 de julio, el Consejo Nacional de Pesca aprobó el compromiso que había adelantado el Subsecretario del sector, Raúl Súnico, para distribuir la captura de jibia en 80 % artesanal y 20 % industrial. La fórmula fue establecida por el ex Ministro de Economía, Pablo Longueira, en el 2012, pero faltaba su revalidación 2014. La lentitud del trámite, que excedió un plazo ofrecido el 3 junio por la autoridad, movilizó a los pescadores que cortaron el tránsito vehicular entre Viña del Mar y Valparaíso. Hubo barricadas, enfrentamiento policial y peñascazos… ¿Cuál es, ahora, el alcance del fraccionamiento de la jibia?

Cabe tener en cuenta que, pese a la demora normativa, nunca se suspendió la captura del calamar en el litoral chileno. Es un molusco sustituto, menos valioso que la merluza, para afrontar la crisis pesquera. Según el informe que el Subsecretario entregó en la Cámara de Diputados, desde enero hasta fines de julio el sector artesanal registró 74.000 toneladas y el industrial 34.000 toneladas de jibia, cubriendo la mayor parte de las 194.000 asignadas legalmente este año. En consecuencia, la captura permisible desde agosto a diciembre sólo tendrá 87.381 toneladas, tope de ambos sectores. La cuota 2015 es una incógnita.

Artes y aparejos de pesca

En esta coyuntura se actualiza la demanda de los artesanales en orden a restringir la pesca de jibia al empleo de línea de mano, lienza y anzuelos con señal lumínica, “tota”, omitiendo las redes de arrastre o cerco. Es una parte del acuerdo que suscribió el Subsecretario el 3 de junio, en la reunión con pescadores de Valparaíso, San Antonio, Coquimbo y Concepción, apoyada por los senadores Ricardo Lagos y Francisco Chahuán.

Sin embargo, dicha limitante técnica es difícilmente aceptable en la industria del ramo, cuyas naves tienen sus propios métodos de captura para abastecer a las plantas de procesamiento. En la jibia el valor agregado se manifiesta en las exportaciones de filetes que alcanzan un promedio de 100 millones de dólares anuales, bastante superior al precio en las caletas.  Otra dificultad para restringir el uso de redes en la extracción del molusco es que las lanchas artesanales de mayor tamaño, hasta 18 metros de eslora, también utilizan dichos aparejos.

Zoila Bustamante, presidenta de Conapach, el gremio que embarca 40 mil pescadores, desde Arica a Punta Arenas, votó favorablemente el fraccionamiento de la jibia el 29 de julio, y aceptó la extensión del acuerdo por 5 años en apoyo de una estabilidad del sector. En relación a los aparejos y lugares de captura, señala que “son problemas que deben resolver los interesados en los Comités de Manejo, nueva instancia de administración que dispone la Ley de Pesca. Aunque todavía falta darle existencia reglamentaria al Comité de  Jibia en busca del desarrollo conjunto de esta actividad.”

Mientras tanto, los pescadores de la Quinta Región se incorporaron al Comité de Manejo de Merluza, donde solo se permite extraer 5 mil toneladas en el 2014, según Eduardo Quiroz, dirigente de caleta Portales. La cuota actual, de tamaño similar a las merlucitas en venta, resulta increíble en comparación a 16.900 toneladas de merluza que registró la misma Región en el 2001.

Marisco poco investigado

Un desafío estratégico  es la escasez de estudios científicos sobre la situación ecológica de la jibia, Dossidicus gigas, en aguas de interés nacional. De acuerdo con su amplia distribución y aprovechamiento en el océano Pacífico, desde México al Perú, los estudios deben ser vinculados a condiciones locales. En Chile han derivado de las investigaciones de otros recursos, donde la jibia se analizó como “fauna acompañante.” La paradoja en que ahora el calamar es predominante y la merluza es compañía minoritaria…

En resguardo del equilibrio, a mediados del 2013 se licitaron dos investigaciones científicas para determinar y monitorear la biomasa de jibia y los parámetros de su “explotación biológicamente sustentable” en aguas chilenas. Los proyectos se adjudicaron al Instituto de Fomento Pesquero, IFOP, y a la Universidad de Concepción, Departamento de Oceanografía. Se trata de estudios de mediano plazo. Sin embargo, el Subsecretario de Pesca espera un informe preliminar que permita definir, objetivamente, la captura permisible de jibia 2015. Es lo que también esperan los actores industriales y artesanales de la pesquería.