¿Dónde está el travesaño que históricamente no nos deja ganarle a la desigualdad?

¿Dónde está el travesaño que históricamente no nos deja ganarle a la desigualdad?

16 Julio 2014

Hay una tremenda viga con la que se construye la política pública: La negación de la participación colaborativa de las organizaciones de la sociedad.

Fundación Super... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Aliado

Por: Rafael Ignacio Catalán Faúndez, Jefe Territorial, Fundación Superación de la Pobreza.

A raíz de nuestra decepción  mundialera que nos tuvo en un momento de éxtasis perpetuo, con el "casi" gol de pinilla, con el que "casi" le ganamos al mejor del mundo futbolero, Brasil,  con el respectivo trauma que genera "casi" lograr algo histórico, me lleva a preguntarme  ¿cuál es el travesaño que históricamente no nos dejado ganarle a la desigualdad? ¿Cómo avanzar a una sociedad equitativa.

Hay una tremenda viga con la que se construye la política pública: La negación de la participación colaborativa de las organizaciones de la sociedad. En octubre 2014 entra el proyecto de reforma laboral, la cual ha sido trabajada consultivamente con la CUT. Sin embargo, si revisamos los datos, Chile, a la fecha, tiene un 15% de sindicalización, y tan solo un 8% negocia colectivamente, sumándole a esto un salario proyectado de $180.000 líquidos, lo que genera una desigualdad en la que el 5% más rico de la población recibe 257 veces más ingresos que el 5% más pobre, según datos de la Fundación SOL.

En el seminario "A 35 años del Plan laboral" realizado en Valparaíso, se puso en evidencia el dolor con que las personas viven su trabajo a diario, producto de las tremendas inequidades laborales, donde es posible trasladar las múltiples interpelaciones a un solo llamado:“Escúchennos, queremos participar de los cambios, queremos ser sujetos de derecho”. La política pública divide a las personas y comunidades en su diseño, provocando en ellas una "desesperanza aprendida".

La necesidad de las personas de ser visibilizadas como un actor relevante en el devenir de sus sociedades no es una cuestión nueva. Así lo plantea el estudio Voces de la Pobreza, de la Fundación Superación de la Pobreza. En uno de los textos de esta publicación, que es un reflejo de los significados y sentires de las personas en situación de pobreza, podemos leer: "El capital social comunitario es poco visible en los discursos y tiene un despliegue bastante restringido... también son escasas las referencias hacia organizaciones intermedias (pág. 84 Voces de la Pobreza 2010, www.superacionpobreza.cl).

Necesitamos comprender la sociedad como el mosaico que es, como la paradoja que la conforma, como una unidad en la diferencia, valorando las especificidades de las personas, familias, comunidades, territorios, regiones donde cada cual vale, en  desarrollo evolutivo social hacia el bien común. Para esto necesitamos un estado con legisladores empáticos, con capacidad de escucha y acción, que  lideren procesos sociales, en y desde las comunidades, que no se dejen entrapar por leyes, que son solo un medio y nunca un fin para la organización social.

Nuestro DT debe seguir desarrollando el juego colectivo, que nos permita pasar de la ilusión de los "casi" al goce de los logros de equipo.