Equidad de género en puestos de liderazgo

11 Junio 2021
En Chile esto se hizo evidente durante las últimas elecciones con el inédito triunfo de numerosas candidatas a alcaldesas y concejales, pero especialmente configurando una Convención Constituyente que instala la paridad entre sus principales atributos.
Corresponsal El... >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Dr. Darcy Fuenzalida O’Shee

Rector Universidad Técnica Federico Santa María

Las mujeres han demostrado ampliamente su capacidad para desempeñar todo tipo de roles en nuestra sociedad, también aquellos que durante años estuvieron reservados a los hombres por requerir grandes habilidades de liderazgo. Los ejemplos abundan alrededor del mundo en las más diversas áreas: desde Angela Merkel, primera mujer en asumir como canciller de Alemania, o la Primera Ministra de Nueva Zelanda Jacinda Arden, reconocida a nivel internacional por su gestión de la pandemia, hasta Mary Barra, CEO de General Motors y la primera mujer en dirigir una empresa en este rubro tradicionalmente masculino.

En Chile esto se hizo evidente durante las últimas elecciones con el inédito triunfo de numerosas candidatas a alcaldesas y concejales, pero especialmente configurando una Convención Constituyente que instala la paridad entre sus principales atributos. Sin embargo, muchas instituciones todavía tienen tareas pendientes: los últimos estudios sobre la materia muestran que la proporción de mujeres disminuye a medida que aumenta el nivel de responsabilidad, representando un bajo porcentaje en gerencias de primera línea, directorios y cargos de Alta Dirección Pública. Así se pierden significativas oportunidades de desarrollo, pues se ha comprobado cómo la presencia femenina enriquece la toma de decisiones e incluso aumenta la productividad, hasta en un 26% según datos del Banco Mundial.

En la Universidad Técnica Federico Santa María reconocemos el valor de las mujeres, pero aún tenemos desafíos por resolver. Uno de ellos es continuar incentivándolas a participar en la ciencia y la tecnología hasta alcanzar total equidad. Ya hemos avanzado notablemente en el área, por ejemplo, al compensar el tiempo de maternidad de manera que ninguna mujer se vea afectada por esta decisión. Un gran paso fue incluir, en nuestro nuevo Reglamento de Carrera Académica, una extensión del plazo a quienes han sido madres durante este periodo. 

Además, permanentemente motivamos a nuestras estudiantes para que se sumen a la actividad académica y desarrollen su carrera al interior de la USM, ya sea como profesoras o investigadores. Así tendremos mayor disponibilidad para que puedan asumir puestos directivos como nuestra nueva Vicerrectora de Asuntos Económicos y Administrativos, primera mujer en ocupar este importante cargo durante los 90 años de existencia de nuestra Casa de Estudios. En una institución que históricamente ha contado con más participación de hombres, su nombramiento es una pequeña contribución hacia la construcción de una mayor equidad de género.