Facebook: ¿Ha ayudado o arruinado nuestra vida social?

18 Febrero 2013

¿Qué tanto benefició y perjudicó nuestra verdadera vida social la llegada de esta especie de Matrix donde podemos borrar una foto en la que no salimos muy bien o contarle al mundo lo que comimos, compramos, vendemos o pensamos? Por Pablo Gutiérrez

FayerWayer >
authenticated user

“¿Cómo era nuestra vida cuando no existían los celulares ni internet?”, es una pregunta que escuché hace pocos días en una charla entre familiares que sentían temor por lo que se exponían sus hijos en Facebook. La respuesta, por supuesto, fue un acalorado debate entre los defensores de los avances tecnológicos, contra los que añoraban la vuelta de los tiempos en los que para saber como estaba un amigo íbamos hasta su casa y le tocábamos el timbre.

Pero los tiempos cambian y la sociedad se mueve de acuerdo a las tendencias, muchas veces generadas por necesidades de los mismos individuos. Todo esto con internet se agudizó, la privacidad pasó a ser algo obsoleto, y las redes sociales terminaron de enterrarla, para convertir nuestras vidas en micro realitys en los que nuestros espectadores son, en teoría, amigos.

El potencial que ha generado Facebook es quizás el segundo impacto más grande a nivel mundial en la era de internet, después del producido por Google,  empresa que le allanó el camino a la red social de Zuckerberg, hacia usuarios ansiosos por conocer más y más.

Desde su nacimiento el el 4 de febrero de 2004 y con nueve años de vida, marcados por sus primeros inestables años, en los que estuvo varias veces a punto de sucumbir, Facebook ha cambiado la forma en la que nos relacionamos con nuestros pares, e incluso, la forma en que nos mostramos ante ellos.

¿Es posible que una simple comunidad virtual haya logrado cambiar hábitos y costumbres de todo tipo de sociedades alrededor del mundo? ¿Qué tanto benefició y perjudicó nuestra verdadera vida social la llegada de esta especie de Matrix donde podemos borrar una foto en la que no salimos muy bien o contarle al mundo lo que comimos, compramos, vendemos o pensamos?

Para 2012, Facebook pasaba la barrera de los 900 millones de usuarios, se convertía en una potencia global con predominio en los cinco continentes sin distinción de credos ni costumbres, y disparaba récords como 250 millones de imágenes cargadas por día o una cotización bursátil superior al Producto Bruto Interno de algunos países del mundo.

¿Podríamos decir que esta red social se ha convertido en un reflejo de las mejores virtudes y peores miserias de los seres humanos?

Lee la columna completa en Fayerwayer.com