[OPINION] La pugna entre Gabriel Aldoney y Raúl Celis

[OPINION] La pugna entre Gabriel Aldoney y Raúl Celis

02 Noviembre 2017

Todo un tiempo despilfarrado en la mejor riqueza de Valparaíso: su borde costero, su mar y su historia, que es su riqueza para el futuro.

Gonzalo Ilabaca... >
authenticated user

Por Gonzalo Ilabaca 

El ex Intendente Raúl Celis ha cuestionado las declaraciones del actual Intendente, Gabriel Aldoney, en relación al programa de Piñera, acusándolo como “intervencionismo grotesco”

Desde la ciudadanía sólo me gustaría recordar que ni Celis ni Aldoney -en sus puestos como intendentes- hicieron cumplir la Ley de Puertos nº 19.542 , articulo 50 letra d) sobre la conformación del Consejo Ciudad Puerto que debía:

"Procurar un desarrollo armónico entre los puertos y la ciudad, cuidando en especial el entorno urbano, las vías de acceso y el medio ambiente. Para estos efectos, se creará una instancia de coordinación a nivel de región, denominada Consejo de Coordinación Ciudad-Puerto, en la que tendrán participación, a lo menos, un representante del Gobierno Regional y uno por cada municipalidad donde se encuentre el puerto".

De haber hecho bien sus pegas y haber sido puente entre el estado y el municipio y comunidad local, Valparaíso no estaría violentado entre su condición portuaria y patrimonial, tendríamos buenos proyectos ya funcionando en el borde costero y no paralizados ni cuestionados por organismos técnicos, UNESCO incluido, ni por la ciudadanía. Tampoco estaríamos buscando "compensaciones" ante un proyecto como el T2 que a pesar de todas sus externalidades negativas y de sus deficiencias como puerto operativo -que quedará obsoleto en pocos años si llegara a construirse- irresponsablemente  ambos Intendentes aún apoyan.

Todo un tiempo despilfarrado en la mejor riqueza de Valparaíso: su borde costero, su mar y su historia, que es su riqueza para el futuro. Los resultados concretos están a la vista: fracaso, división, proyectos parados y judicializados (Mall Barón), proyectos cuestionados y atrasados (T2) no por culpa de la ciudadanía, sino porque son en sí mismos malos proyectos, planificados desde Santiago en beneficio de Santiago, con la venia de estos intendentes, sin tomar en cuenta la ciudad que debieron defender, nada menos que la ciudad más potente de Chile y la Única Patrimonio de la Humanidad. Es decir, Valparaíso olvidado por el Estado. Esto es “lo grotesco”  para los ciudadanos, palabra que como se ve  no significa lo mismo que para los intendentes.