¿Qué podríamos hacer con los mega sueldos de los políticos de Chile?

¿Qué podríamos hacer con los mega sueldos de los políticos de Chile?

17 Marzo 2020

No me daré el trabajo numérico de sumar los miles de millones que se desperdician en esos exagerados sueldos a políticos al año, pero lo que sí haré es mencionar todo lo que se puede hacer con esa plata mal gastada por el Estado de Chile. 

Horacio Silva Duarte >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Por ahí un par de congresistas de los dos extremos hace un tiempo dijeron que bajarse los sueldos de ellos, los políticos, en general no influía en nada para combatir la desigualdad en Chile. Perdónenme que les grafique a esas personas que esa plata mal gastada, si se utilizara de manera óptima en los barrios de Chile, Sí creo disminuiría notoriamente la inequidad de acceso a áreas verdes y arte por parte de los ciudadanos que viven en poblaciones o sectores de clase media en el país. 

No me daré el trabajo numérico de sumar los miles de millones que se desperdician en esos exagerados sueldos a políticos al año, pero lo que sí haré es mencionar todo lo que se puede hacer con esa plata mal gastada por el Estado de Chile y que efectivamente, si se utilizara con inteligencia, disminuiría de manera tangible y notoria la brecha entre barrios altos y de clase trabajadora en relación a acceso al arte y el verdor que tanto bien nos hace a los seres humanos. Lo mismo aplica al gasto en armas, otro ítem parásito que ya tendrá su columna en El Martutino.

No todo es plata, está claro que la buena calidad de vida no depende sólo de ella. La buena vida también se construye y se vive gracias a buenas acciones, buenas costumbres y sensaciones que no necesariamente son comprables. Salir a caminar, hacer deporte, recrear la vista, limpiar el entorno, conversar con un vecino sobre una obra de arte pintada en el barrio, orear la mente gracias a la belleza de la naturaleza, ver color y creatividad artística humana, son bienes que podemos disfrutar libre y gratuitamente. Los esfuerzos para lograr estos bienes, nosotros como proyecto ya los hemos realizado a través de nuestra trayectoria, pero no al nivel masivo que quiséramos, debido al factor financiero que sólo en un par de ocasiones nos ha permitido lograr nuestra anhelada máxima: “Arte + Naturaleza” en los lugares donde hemos trabajado junto a la comunidad. 

¿Qué hemos visto en estas experiencias? Bueno... las dos caras de la moneda respecto a la respuesta vecinal-ciudadana. Por un lado, vecinos trabajadores y organizados que entre todos se ponen de acuerdo para meter chuzo y pala, también para pagar la cuenta del agua, comprando una manguera que finalmente sirve para regar plantas, flores y árboles plantados. ¿Cuál es el resultado? Un área verde viva y frondosa que cambia completamente el ánimo y el entorno comparado a como era antes de la intervención. Construyendo un sentido de comunidad, que la mayoría de las veces por décadas estaba perdido, reunificándose con este tipo de acciones.

La otra cara de la moneda son vecinos indiferentes que simplemente no les interesa un cambio en su entorno próximo, no organizándose para limpiar y regar los jardines, secándose, quedando todo en nada y en eterno modo indignados. Lo más triste de todo, indignados entre ellos.

¿Cómo cambiar el chip inactivo por un chip proactivo? 

Lo primero es pensarlo, lo segundo es mandar al infierno a ese pestilente fantasma de la flojera que se apodera de las vidas no dejándolas brillar, lo tercero, disminuir ver tele e internet ocioso, saliendo de su casa para organizarse con sus vecinos para el bien común de su barrio, motivando a los desmotivados, dando el ejemplo, no esperar que la otra persona dé el primer paso. Se necesitan líderes socialmente productivos, no vociferantes, esos sobran y en demasía. El líder es quien trabaja en real, con sus manos, en terreno, sin mirar si los otros lo están haciendo o no, si van a la pelea o no, erradicando el errático concepto, que lo público no es mío y no es de nadie. De ese nefasto concepto nace la frase “yo no voy a limpiarle la plaza a los otros” y la peor de todas las frases, que es algo así como un auto-tabú a nivel inconsciente, “si ya está sucio, hay que ensuciarlo más”, esa frase nadie la dice, pero se piensa y lo peor, ¡se concreta!

No todo puede ser fácil y regalado, debe haber un esfuerzo por parte de los vecinos. Por ejemplo ésta es mi propuesta para el regado de las áreas verdes a costo cero: 

¿Se han fijado que al abrir la ducha, el agua primero sale fría y que aproximadamente a los 50 segundos recién ya está caliente? Bueno, esa agua se debe guardar en un recipiente grande todos los días (yo lo hago). En promedio por persona que haga esto se ahorran 12 litros de agua al día, saque usted mismo la cuenta por 365 días al año x por 18 millones de chilenos. ¡Que levante la mano el que dijo que era caro regar las plantas!

Bueno, mi propuesta es que las personas luego de hacer este simple ejercicio se den el trabajo de ir a regar las plantitas de su condominio social, plaza o calle contigua a su casa. No se puede pedir todo al papi Estado, hay que mover el esqueleto amigo (a). Si no es así, ¿qué es lo que se pretende? ¿Que todo el aparato estatal, incluso próximamente los robots estén a tu total disposición trabajando mientras tú estás echado (a) en la cama viendo fútbol, teleseries o Netflix? Si toda la gente se pusiera las pilas y destinara su energía humana en acciones útiles, ¿se imaginan cómo se reconstruiría el país? ¿O acaso es necesaria una guerra mundial para tener la actitud de los alemanes, japoneses o ingleses para entre todos a músculo reconstruir Chile??

Obviamente que No es necesaria.

Remitiéndonos a esta acción puntual de la optimización del recurso agua y fabuloso cambio de actitud de los chilenos, ¿cuan verde serían nuestros barrios? Serían frondosos. 

Si a esto le sumáramos una eficiente tarea por parte de parques y jardines de todas las municipalidades del territorio nacional, el panorama en nuestras poblaciones y barrios sería completamente distinto a lo que es hoy. Pero lo primero es lo primero. Hacer las inversiones en pequeñas áreas verdes, no es necesario que todo sea mega, ni estilo Dubai. Una buena inversión en verdor a escala humana es lo que se necesita. 

En lo estrictamente ahorro de aguas que hoy se botan, el ideal sería crear un sistema de cañerías paralelo que recepte estas aguas de la ducha y otras, yéndose todas directamente a un recipiente exclusivo para regado, serían miles y millones de litros de agua disponibles al año para estos fines. Si nosotros como ONG tuviéramos los medios para concretar esto, obviamente lo haríamos, pero no los tenemos. Si alguien o alguna institución o Ministerio lo hiciera con sus medios sería soñado. Acá no es una competencia de quien lo haga, sino que efectivamente se haga y se logre el objetivo mayor, que son áreas verdes para los barrios y habitantes del país. 

Si al verdor le sumamos arte de buen nivel y calidad, idealmente con raigambre vecinal, barrial, comunal, otra sería la historia y el sentir de los ciudadanos a nivel masivo respecto a su entorno próximo. Cada barrio, cada comuna tiene su propia historia, con sus propios motivos de orgullo y diferenciación; personajes, oficios típicos, contenidos que al unirse a la imaginación y creatividad de los artistas dan como resultado un arte social con sentido de pertenencia, que potencia el autoestima de las personas, quienes al ver que su hábitat ahora está más bello, es visitado y comentado por todo el mundo, generando un cambio de actitud, descongelando la energía anquilosada, reemplazándola por sinergia ascendente, movimiento y futuro!

Todo esto no es tan caro de hacer, es sólo voluntad de las autoridades o filántropos que ojalá algún día se pongan de moda en Chile, fundaciones, ongs o empresas con criterio de bien común, para que más y más chilenos vivan una vida más agradable y digna, en total sintonía con el Arte y la Naturaleza. Normalizando lo positivo y no la decadencia + destrucción como ocurre hoy. ¡El trabajo es el que da dignidad y orgullo al ver las maravillas que nuestra alma, mente y manos han creado!

Ahora que levante la manito quien sigue pensando que bajar los mega sueldos de los políticos No ayuda en nada para combatir la desigualdad. 

Fotografía: Proyecto La Calera en Colores. Arte + Naturaleza. Jardines + obra de arte (artista Matu). ONG En Colores. www.valparaisoencolores.com  instagram @valparaiso.encolores

Galeria Imagenes: