Villa Alemana: “Capital del abandono medioambiental”

Villa Alemana: “Capital del abandono medioambiental”

05 Agosto 2020

No basta con la denominación en el papel. Es necesario aplicar políticas locales con real participación ciudadana para pretender ir a la vanguardia en materia ambiental.

Raimundo Zumarán >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Ciudadano

Villa Alemana se considera y autodenomina la ciudad “Capital del Medioambiente”, sin embargo, no hay que ser erudito del tema para darse cuenta que tal denominación, a una década de su implementación, no ha sido parte de la política comunal efectiva ni menos de integración de la sociedad civil que en diversas ocasiones ha tenido que salir en pro de la defensa de la flora y fauna presente en la comuna. Ejemplo de ello han sido las manifestaciones vecinales por la limpieza de esteros y protección de la rana chilena, manifestaciones en contra del talado de árboles en dependencias del Hospital Juana Ross de Peñablanca y que habría afectado a especies endémicas, marchas en contra de la instalación de la Central Termoeléctrica “Los Rulos”–donde el municipio, luego de tres años de iniciado el movimiento, decidió sumarse a los alegatos-, jornadas de limpieza de cerros, entre otras. 

Asimismo, la arrogancia de un alcalde que luego de aprobarse la ley que restringe la reelección, ha dejado la sensación popular de haber “abandonado el buque”, permite sumar un historial de incoherencias sobre el supuesto cuidado medioambiental en la comuna: El raudo avance inmobiliario, que en la zona norponiente arrasó con el Tranque Rumié y amenaza con la flora y fauna de los cerros, tal como se aprecia de igual forma en el sector norte, en Peñablanca o incluso donde antiguamente se encontraba el “Fundo El Rincón”; el mal manejo de los residuos domiciliarios tras el cierre del vertedero que dejó a la comuna al borde de una emergencia sanitaria en 2018, el incendio forestal –en el mismo año- que alcanzó un acopio municipal de más de 100 metros cuadrados de neumáticos produciendo una densa columna de humo altamente tóxico que amenazó con la salud no sólo de la población del sector sur de la comuna, sino que también de los centros urbanos aledaños.

No podemos olvidar, que en plena sequía y aun habiendo sectores de la comuna que no cuentan con acceso al agua potable, el alcalde Sabat insistía en la instalación de un espejo de agua en el edificio consistorial; los espectáculos pirotécnicos de vísperas de navidad, a pesar de contar con el rechazo del Consejo Municipal y sin tomar en cuenta a las observaciones presentadas por organizaciones animalistas; los sumarios a las empresas avícolas por emanación constante de malos olores , entre muchos otros episodios.

La “guinda de la torta” viene en plena pandemia donde un catastro de una corporación local, ha dado cuenta del aumento significativo de los micro basurales en diferentes puntos de la ciudad, cuya acumulación podría alcanzar incluso las 1.100 toneladas de desperdicios.

Ser “Capital del Medioambiente” va más allá de una denominación, aunque se certifique por autoridades pertinentes como lo fue en 2016, y es imperativo fomentar políticas locales que, por una parte, instruyan a niños y jóvenes sobre el manejo responsable de la basura por medio de los planes formales de educación generando así, reales agentes de cambio; y, por otra parte, fomente la asociatividad empresarial en materia sustentable, permitiendo de esta forma generar acciones sostenibles con capacidad de empleo e inversión.

La limpieza de la ciudad y el manejo de su basura son problemas de la administración municipal, sin embargo, hay una clara responsabilidad compartida con vecinas y vecinos donde el municipio por medio de sus organismos, debe preparar a la comunidad en cambios de hábitos y costumbres que permitan una mejor calidad de vida.

Foto: Facebook Municipalidad Villa Alemana